Escritura emocional expresiva, tocando el corazón

Cada sábado en Hotel Miramar de Arrecife
Taller de escritura emocional expresiva
Una escritura que toca el corazón y despierta el alma.
Otra forma de escribir con Pepa González Díaz

Más información en:
pepagonzalezdiaztalleres@gmail.com


SI QUIERES ORGANIZARTE MEJOR, ESCRIBE A MANO.

FUENTE: 


Estoy escribiendo este texto con un ordenador. Es cómodo, es rápido y es práctico. Me gusta el sonido del teclado y me gusta aún más poder borrar, cambiar párrafos de orden sin problema y compartir el documento para que lo lea mi jefa y haga los cambios que considere oportunos.
Pero escribir a mano no está obsoleto. Al contrario, tiene muchas ventajas, como mínimo, en algunos ámbitos. Te sugerimos estos tres, con el objetivo de que que el retorno a la rutina de septiembre sea algo menos rutinario:
1. Tomar notas
Tomar notas a mano -ya sea en clase, en una conferencia o en una reunión- nos ayuda a comprender y a recordar mejor.
Según un estudio de los psicólogos Pam Mueller y Daniel Oppenheimer, escribir a mano es un proceso más laborioso y no podemos anotar todas las palabras. Por tanto, tenemos que procesar y reinterpretar toda la información para resumirla de modo adecuado. Es decir, prestamos más atención al contenido. En cambio, cuando tomamos notas a ordenador tendemos a transcribir de modo casi literal.
Hay quien sugiere que el hecho de poder escribir más rápido y de modo casi automático debería dejarnos más tiempo para pensar, pero los estudios apuntan que no es así. Suena paradójico, pero precisamente al ser un proceso más lento, la escritura a mano refuerza nuestro recuerdo tanto a corto como a largo plazo. Supone lo que estos psicólogos llaman una “dificultad deseable”.
Además de todo eso, al trabajar con el ordenador tenemos acceso a aplicaciones que pueden distraernos, sobre todo si tenemos wifi, por lo que puede resultarnos más difícil concentrarnos en un tema.
2. Planificar
Ya sea con una libreta, con una agenda o con el más elaborado sistema del bullet journal, planificarse escribiendo a mano tiene sus ventajas: es más fácil anotar una tarea nueva (sobre todo en comparación con el móvil) y además es un sistema más flexible y, por tanto, más fácil de adaptar a nuestras necesidades.
A muchos también nos resulta más cómodo tener la agenda o la libreta sobre la mesa que tener que dejar abierto el calendario de Google o Evernote.
Esto no quiere decir que sea necesariamente el mejor método para todo el mundo: los sistemas y aplicaciones electrónicos de organización son muy útiles para automatizar la entrada de tareas recurrentes o si necesitamos compartir la agenda con más gente o con más dispositivos, por ejemplo.
3. Anotar y desarrollar ideas
Al escribir a mano tenemos más libertad gráfica, como recoge The Guardian.Podemos poner notas al margen, escribir pequeños esquemas y diagramas, enlazar ideas con flechas y otros recursos… El papel en blanco ofrece una mayor flexibilidad que “anima a ampliar tu campo visual y a expandir tu imaginación”,apuntan en Science of Us. De este modo podemos ampliar nuestras ideas gracias a diferentes formas de representarlas: una frase, un esquema, un garabato e incluso las correcciones que hayamos hecho y que dejan el rastro de cómo han evolucionado.
Recordemos también que la escritura a mano es un proceso más lento. Esto significa que podemos ir pensando sobre la idea mientras la vamos anotando. En cambio y como recoge Scientific American, escribir con teclado “ofrece una velocidad que para alguna gente es más cercana al pensamiento que a la escritura”. El ordenador facilita un proceso casi automático en el que se escribe casi al mismo ritmo al que se piensa, cosa que va muy bien si tenemos la idea clara, pero que quizás sea peor si esta idea está en su estadio más inicial.
En el caso del bullet journal y gracias a su índice de temas, se conserva incluso gran parte de la organización de un sistema electrónico, sin perder la posibilidad de hojear el cuaderno y encontrarnos con notas e ideas que no recordábamos o que habíamos descartado, pero que nos pueden volver a parecer interesantes o sugerirnos nuevas posibilidades.

La alta sensibilidad en los más pequeños, un rasgo maravilloso al que prestar atención.

La alta sensibilidad es un don, un privilegio que nos permite disfrutar de la vida desde las emociones. Y este rasgo de la personalidad nos llega de fábrica. Con ello quiero decir que desde nuestra más tierna infancia vemos y sentimos el mundo de manera diferente. Nos cuestionamos sobre el mundo de los adultos y sus vericuetos con antelación, sentimos las diferencias, los miedos y las tristezas en las miradas y en los tonos de voces, padecemos por los gritos y nos lamentamos por los cambios bruscos, bien sea de rutinas o de condiciones ambientales. Somos sensibles desde nuestra más tierna infancia. Es por ello que hoy quería apuntarles cómo es un menor con alta sensibilidad. Será mi forma de dar a conocer a muchos padres particularidades que pueden reconocer en alguno de sus hijos. 




Los patrones más comunes, teniendo en cuenta que cada individuo es único, serían:

  • Desde edad muy temprana la sobrestimulación es una característica habitual. Se asustan con facilidad, las prendas de vestir poco delicadas pueden molestarles, lloran mucho, los ruidos les exaltan
  • Con la entrada en la edad escolar todo su mundo se desbarata, ya no se sienten cómodos en la seguridad del hogar por lo que lucharán día y noche por encontrar su lugar. Sentirse heridos emocionalmente por la conducta de otros estudiantes o de los adultos es muy usual. Llanto a la hora de iniciar jornada escolar, dolores de estómago por nervios, vómitos en la mañana.

La ayuda diaria por parte de los progenitores es esencial para que los niños con alta sensibilidad tengan un crecimiento seguro y equilibrado. Estos niños deberán aprender que el mundo está más allá de las puertas de casa, del entorno cercano y que no todo el que se cruza en su camino ve y siente como él ve y siente el mundo. 

Como emocionalmente sienten más de lo normal habrá que comprender sus reacciones y, sobre todo, sus preguntas llenas de profundidad.  Los niños altamente sensibles son muy maduros, se darán cuenta de tus preocupaciones, de los momentos en que estás triste, decepcionado o inquieto. Se percatan con facilidad de todo lo que ocurre alrededor así que los padres deben mantener un dialogo fluido con ellos, que demandarán explicaciones sobre reacciones y palabras de adultos e incluso, sobre los silencios. 
Recuerden que estos niños tienen alto nivel de empatía. Todo lo que acontece alrededor de su vida puede ocasionarle gran desazón.




Desde muy pequeños pueden sentirse atraídos por el arte y la músicaAunque disfruten mucho de momentos a solas para leer, pintar, jugar, cantar, los padres deberán fomentar habilidades sociales en el menor, motivándolos a relacionarse con otros niños, a jugar con otros menores, a convivir y a ser sociables, a aceptar las críticas y a respetar a aquellos que no son como ellos. Deberán enseñarles a tener una fuerte autoestima y así evitar, en la medida de lo posible, las circunstancias o palabras que puedan dañarles. 
Habrá que enseñarles que poseen un don único y maravilloso mediante el cual vivirán una vida intensa, un don que les hace portadores de características únicas.






Si les guiamos, conseguiremos que vean la vida desde el corazón, pero disponiendo siempre de buenas estrategias para ser fuertes

Lograr objetivos utilizando la sabiduría de Asia y la escritura.





En Asia existe un dicho << cada día contiene en sí la posibilidad de mejora >>


En la búsqueda de una meta, un propósito, un sueño.

Para no angustiarse por un resultado final que nos resulta lejano, primero hay que definir y concretar aquello que queremos lograr. Tú conoces bien tu mente y tu cuerpo, conoces qué es lo que te va bien y lo que no, así que busca aquellas herramientas que crees te harán lograr tu objetivo. Lo ideal es escribirlo, así concretarás mejor y lo verás más claro.

Una vez que tengas presente aquello que quieres conseguir, vete incorporándolo a tu día a día en pequeñas porciones, tan diminutas que te resulte ridículo no llevarlas a fin: unos pocos minutos al día.
Los cambios son más sencillos si haces que si dejas de hacer

En lugar de eliminar algo de forma drástica, introduce en tu vida esas modificaciones/porciones pequeñas y vete sustituyendo lo que quieres borrar de tu vida con aquello que quieres incorporar, poco a poco. 

No hay que obsesionarse con el objetivo soñado, hay que disfrutar de cada cambio en el presente, aquí y ahora. Pequeños cambios que generan grandes resultados.




No te conformes con lo que necesitas, lucha por lo que te mereces. 
Nunca es demasiado tarde para intentar conseguir aquello que de verdad deseas. 

Nunca.

(Fuente: Ishikawa - experto en Kaizen)

Dostoievski y lo que Pushkin le hacía sentir














Adoro a los escritores rusos. Tanto como adoro a los poetas polacos. Y estudiando sobre ellos, labor que llevo realizando desde hace años (el saber no ocupa lugar) encontré un dato que llamó mi atención. Hay un poema que hacía llorar a Dostoievski de emoción: “El caballero pobre”, de Aleksandr Pushkin. Lo cuenta su hija, Aimeé Dostoievski, en la biografía que dedicó a su padre titulada: Vida de Dostoievski por su hija
 


“[…] Habiendo formado así un poco nuestro gusto literario, empezó a recitarnos las poesías de Pushkin y de Tolstoi, dos poetas nacionales a los que tenía particular afección. Recitaba admirablemente sus poesías; había una que no podía leer sin lágrimas en los ojos, El caballero pobre, de Pushkin, un verdadero poema medieval, la historia de un soñador, de un don Quijote, profundamente religioso, que pasa su vida por Europa y por Oriente combatiendo por las ideas del Evangelio. En el transcurso de sus viajes tiene una visión: en un momento de exaltación suprema, ve a la Virgen Santísima a los pies de la Cruz. Corre desde entonces una cortina de acero sobre su rostro y, fiel a la Madona, no vuelve a mirar a las mujeres. En El idiota refiere cómo recitaba esa poesía una de sus heroínas. “Un espasmo gozoso recorre su rostro”, dice describiendo esta escena. Eso es precisamente lo que le sucedía a él cuando recitaba; su rostro se transfiguraba, su voz temblaba, sus ojos se velaban de lágrimas. ¡Padre querido! ¡Era su propia biografía la que nos leía en aquel poema! También él era un caballero pobre, sin miedo y sin tacha, que combatió toda su vida por las grandes ideas. También él tuvo una visión celeste, pero no fue la Virgen la que se le apareció: fue Cristo el que le salió al encuentro en el presidio y le hizo seña de que le siguiera…
 Vida de Dostoyevski por su hija (El buey mudo, 2011), páginas 224, 225. 

EL CABALLERO POBRE

(poema) Aleksandr Pushkin (1799-1837)

 
Era un pobre caballero
silencioso, sencillo,
de rostro severo y pálido,
de alma osada y franca.
Tuvo una visión,
una visión maravillosa
que grabó en su corazón
una impresión profunda.
Desde entonces le ardía el corazón;
apartaba sus ojos de las mujeres,
y ya hasta la tumba
no volvió a hablar a ninguna.
Se puso un rosario al cuello,
como una insignia,
y jamás levantó ante nadie
la visera de acero de su casco.
Lleno de un puro amor,
fiel a su dulce visión, 
escribió con su sangre
A.M.D. sobre su escudo.
Y en los desiertos de Palestina,
mientras que entre las rocas
los paladines corrían al combate
invocando el nombre de su dama,
él gritaba con exaltación feroz:
Lumen coeli, sancta Rosa!
Y como el rayo, su ímpetu
fulminaba a los musulmanes.
De regreso a su castillo lejano,
vivió severamente como un recluso,
siempre silencioso, siempre triste,
muriendo por fin demente.

Leer y escribir, una inversión en inteligencia

Matt Haig en su libro "Razones para seguir viviendo" escribe:

- Las palabras a veces realmente pueden liberarte. Cuando leo o escribo no pienso en otra cosa. Los límites del mundo, de mi mundo, van mucho más allá de aquellos que mi mente ha levantado. Leer me distrae, me calma y, escribir, hace que los pensamientos sean más lentos de lo normal.


Efectivamente, leer y escribir devuelve las ganas de vivir. La cuestión reside en cómo y dónde ponemos el foco de atención. La escritura consigue ralentizar el pensamiento ya que el movimiento de la mano al escribir tiene una velocidad menor que nuestros pensamientos y esto favorece el desarrollo de ideas más meditadas.

Según las últimas investigaciones del científico en neurología Facundo Manes, la escritura manual 
- más lenta que la del teclado - nos obliga a ser más concretos y a reorganizar la información. 
La escritura manual muestra mejor comprensión y más profunda de lo escrito. La escritura al ordenador muestra menor comprensión conceptual de la información. 

Respecto al acto de leer, cuando leemos acerca de una experiencia se activan áreas cerebrales como si realmente lo estuviésemos viviendo. Al leer correr se activa el área cerebral que permite mover los pies. Cuando leemos palabras como rosas se activan las áreas especializadas en la percepción olfativa. 

La psicóloga R. Otero habla en sus estudios, sobre la terapia narrativa, de las distintas corrientes que tratan el tema. Existe una corriente que ve en la escritura manual un acto terapéutico en sí mismo, tal y como se ha mencionado anteriormente. Por otro lado, hay una nueva corriente que cree que para un resultado óptimo y real desde el punto de vista curativo, la escritura debe ir acompañada de lectura a viva voz a personas ajenas al texto. La lectura genera efecto positivo en aspectos como apoyo mutuo, comprensión, relaciones interpersonales, aumento de empatía...

En los talleres de escritura emocional expresiva que llevo a cabo desde hace unos años,  la realización de ejercicios de escritura de forma manual y su posterior lectura, de forma voluntaria y opcional de aquello que se ha escrito respondiendo a los ejercicios,  es dinámica habitual dando muestra evidente de todo lo bueno que aporta a los participantes.

  • Comprensión de las propias emociones mediante la escritura. 
  • Capacidad de ponerse en la piel de otros al escuchar los textos de terceros, sintiendo lo que ellos sienten, viviendo como los otros viven. 
  • Conducción de emociones mejorando la calidad de vida. 
La solidaridad y la complicidad, amén del apoyo global entre los participantes que nace de cada encuentro de sábado, ha aportado mucho de bueno a quienes asisten a este taller para y por la escritura. 










Lars Norén, poesía desde Suecia




http://www.vallejoandcompany.com/sobre-fragmentos-2015-de-lars-noren-bonus-track-21-fragmentos-en-bilingue/

noren

Sobre “Fragmentos” (2015), de Lars Nóren. [Bonus track] 21 fragmentos en bilingüe

Los presentes textos pertenecen al premiado libro Fragmentos (2015) del escritor sueco Lars Norén. Agradecemos al escritor y a sus agentes la posibilidad de difundir su trabajo para los lectores de habla hispana.

Copyright: ©Lars Natten Norén AB 

Sobre Fragmentos (2015),

de Lars Nóren

Lars Norén (1944), es hoy en día uno de los autores de teatro más conocidos y respetados de Suecia. Su obra teatral abarca decenas de títulos entre los que destacan, entre otras, La noche es la madre del día (Natten är dagens mor) y Caos es vecino de dios (Kaos är granne med gud) ambas de 1982, que le lanzaron a la fama. A su obra dramática añade también su ingente labor como director de escena, colaborando desde los años noventa con los teatros nacionales más importantes de Suecia y con instituciones internacionales como el Comédie-Française de París y el Det Norske Teatret en Oslo. Así mismo fue responsable artístico desde 1999 hasta 2007 de la sección ”RiksDrama” dentro del Teatro Nacional (Riksteatern) de Suecia y más tarde del Teatro Popular (Folkteatern) de Gotemburgo, desde 2009 hasta 2012, pasando después a ser asesor hasta 2014.

Sin embargo, su trabajo dentro del teatro ha hecho olvidar muchas veces que Norén también es un reconocido escritor de narrativa con novelas como Los apicultores (Biskötarna, 1970) y En el cielo subterráneo (I den underjodiska himlen, 1972) y que antes de ser conocido como dramaturgo desarrolló una importante obra poética sobre todo entre los años 60 y 70, ya que no volvió a publicar un libro de poemas después 1980, se podría decir que hasta 2015. En los sesenta su poesía se incluyó dentro de la llamada ”esquizoestética” (schizoestetik) con libros como Introducción n° 2 al Schizz (Inledning nr 2 till Schizz, 1965) o Estupor(Stupor, 1968), el estilo poético de esta época se dibuja como una explosión verbal donde el lenguaje se amontona y atrapa al lector en el discurso tanto como en su impacto visual, donde los textos van de la alucinación psicótica al tono social.

Más tarde, a esta etapa le seguirán, entre otros, libros como Diario (Dagbok) y Trabajos nocturnos (Nattarbete) los dos de 1976, más comedidos, donde el lenguaje se ha vuelto menos cuantioso y la poesía más personal sin perder los temas anteriores que le acompañaran en todas sus obras hasta hoy. Finalmente, Norén va a cerrar su trabajo en el campo de la poesía, hasta ese momento, en 1980, con el libro Corazón en el corazón (Hjärta i hjärta). Aunque ahora sabemos que ese silencio autoimpuesto a su obra poética se romperá más o menos unos treinta y seis años después, con la obra Polvo de cenizas (Stoft) que se publicará en 2016 y con la publicación un año antes del libro Fragmentos (Fragment) a caballo entre el aforismo y la poesía, del que encontrarán una selección de textos traducidos al español junto a esta nota.

Del libro Fragmentos (Fragment), del que, como dije, encontrarán algunos textos aquí, se hace necesario un apunte aparte para el lector que no lo haya tenido en sus manos, y es el de subrayar la importancia de su diseño. Fragmentos se presenta con una impresión hecha con tinta plateada sobre hojas de color gris oscuro sin paginar, con textos sin numeración o título ni punto final, donde las posiciones de las más de 500 piezas de la obra son alternas, jugando también con la página vacía, buscando así que el lector esté en relación no solo con lo escrito sino con el arte-facto, añadiendo ese otro nivel de lectura más allá del propio discurso textual. De hecho, esta relación entre los textos y su función como objeto artístico aparece ya antes de ser publicados, cuando se exponen unos sesenta ”fragmentos” en el museo de arte Moderna Museet de Estocolmo en 2013. Como añadidura en el presente año la obra fue premiada con el galardón El libro dorado (Den gyllene boken) otorgado anualmente por la asociación de arte y diseño editorial Svensk Bokkonst, al libro publicado el año anterior con el mejor diseño e idea artística. Por último, añadir que encontrarán aquí, junto a las traducciones, dos enlaces a la radio sueca en los que Lars Norén lee sus propios textos, para que puedan disfrutarlos en la voz del autor.

 

DSC0041

21 textos de Fragmentos (2015),

de Lars Norén

 

 

 

Salvamos

a personas

que no existen

 

*

 

Ningún juego sin el temor

de que lo real

se vuelva irreal

 

*

 

Cae nieve sobre mi infancia

 

*

 

De todos los muertos a los que he visto

al que recuerdo con mayor claridad es a mí mismo

 

*

 

La perfección ya existe

Solo es necesario llenarla

con toda la basura posible

 

*

 

Puedo hacerme a la idea de que mi vida acabará

pero no que no vaya a existir

 

*

 

Dios ni me ha traicionado ni ha existido

 

*

 

Eso que existe al desaparecer

 

*

 

Yo no soy el que soy

sino el que ha vuelto desde mí mismo

 

*

 

Se debería estar presente en la obra propia

de esa manera en que no queda rastro de uno mismo

 

*

 

Deja la luz

sobre la pequeña sombra

que eras

 

www.dalademokraten.se

 

*

 

El lenguaje es el precio que pagamos

 

*

 

Hacerse consiente del tiempo es desnudar la vida para la muerte

 

*

 

Fragmentos, faltó perfección

 

*

 

Qué se rinde primero

El tiempo o sus sombras

 

*

 

Sasha pregunta en la oscuridad

Quién era yo antes de nacer

 

*

 

Lo que no puedo perdonar debe perdonarse

 

*

 

Los monumentos conmemorativos más visitados se componen en gran medida de amnesia

 

*

 

Como si Dios se hubiese vestido

de ser humano, como himno

de la destrucción

 

*

 

Sino que el ser humano ama por encima de todo no lograr su objetivo

 

*

 

Lancé al aire las cenizas de mi madre

y quedaron allí, sin caer nunca

 

*(Estocolmo-Suecia, 1944). Narrador, poeta y dramaturgo de teatro, radio y TV. Responsable artístico del Teatro Nacional Sueco y del Teatro del Pueblo de Gotemburgo desde el 2009-2012. Ha publicado en poesía Syrener, snö (’Sirenas, nieve’, 1963), Hjärta i hjärta (’Corazón en corazón’, 1980); las novelas Biskötarna (’Los apicultores, 1970) y I den underjordiska himlen (’En el cielo suterráneo’); en dramaturgia Natten är dagens mor (’La noche es la madre del día’,1982) y Kaos är granne med gud (’Caos es vecino de Dios’, 1982); en diario En dramatikers dagbok (’El libro diario de un dramaturgo’, 2008).


¿TE ATREVES A DESCUBRIRTE?

La escritura emocional expresiva
adiestra en la adquisición gradual
de respuesta de relajación basada en la
expresión de emociones,
 asociadas
a hechos que generan intranquilidad,
reduciendo la tensión física y mental.



La escritura emocional expresiva
da lugar a una transición desde
un estado emocional negativo
al contrario 
como consecuencia de
una intervención mental
no invasiva auto -reguladora.



Existen varios bloques de
 ejercicios de escritura
 para
lograr esa transición:


ESCRITURA LIBRE
SOBRE LA EMOCIÓN QUE GENERA
 LA SITUACIÓN PROBLEMÁTICA 


SUMINISTRO DE PALABRAS Y FRASES
PARA DAR PASO AL CAMBIO


REDACCIÓN DESDE
DISOCIACIÓN DEL HECHO CONFLICTIVO
CREANDO UN JUICIO MÁS 
OBJETIVO DEL PROBLEMA,
DE LAS EMOCIONES Y 
PENSAMIENTOS


LA NUEVA PERSPECTIVA
APORTA LÓGICA Y AYUDA A 
COMPRENDER MEJOR LA SITUACIÓN
REVELANDO Y CONFRONTANDO
AQUELLO QUE DESGASTA








Celda Seis

Hicimos un pozo
y lo cavamos tan hondo
que supimos que las tinieblas
no estaban abajo
que las tinieblas estaban
con nosotros arriba
donde la luz
nos 
      cegaba.

(José Mª Millares Sall - Celda Seis, obra: Celdas. 
Foto: Pepa González Díaz)

Escritura que sana heridas. Escritura emocional expresiva.



Convertir los sentimientos en palabras es alivio emocional, sobre todo tras episodios que puedan generar trauma. La escritura sirve en ciertos momentos de la vida como terapia. Psicólogos y psiquiatras incorporan la redacción como método de alivio emocional de sus padeceres. La Universidad de Auckland (Nueva Zelanda) ha confirmado que escribir ayuda a acelerar la cicatrización de las heridas físicas.
Elizabeth Broadbent, psicóloga asegura tras ese estudio que la escritura funciona como cicatrizante cuando versa sobre eventos tristes “o los sentimientos más profundos de la persona”. El estudio se realizó con adultos de 64 a 97 años. A los participantes se les hizo una biopsia que dejó una herida en sus brazos, se les pidió que escribieran durante 20 minutos al día y cada cuatro o cinco días, los investigadores fotografiaron sus lesiones hasta que curaron. Una mitad relataba en un papel sus pensamientos, experiencias traumáticas y emociones, y la otra escribía sobre sus planes del día evitando mencionar aspectos sentimentales.
 A los once días, un 76,2% de integrantes del primer grupo ya había curado la herida, frente al 42,1% del segundo.

 El estrés y la depresión están relacionados con una curación de las heridas más lenta”. “Hasta ahora solo se había investigado cómo se puede reducir ese estrés en personas mayores con ejercicio físico una alternativa factible puede ser la escritura expresiva, que es breve, fácil de administrar y barata”, subrayan los autores. ¿Qué diferencia hay entre redactar y hablar? “Verbalizarlo también es importante, pero normalmente hay un interlocutor que va a intentar aconsejarnos o consolarnos. Eso no pasa cuando escribimos. En un papel, que sabemos que nadie va leer, solemos ser más sinceros y puede resultar más terapéutico. Cuando uno menciona aquello que no puede ser nombrado, se libera” “El proceso cognitivo de organizar lo que uno piensa para escribirlo, tiene un efecto calmante. Puede producir relajación física, bajada de la presión arterial, caída del ritmo de respiración y mejora del sueño, según los estudios”.

Escritura emocional expresiva, otra forma de escribir para sanar. Aprende a manejar tus emociones sin reprimirlas. Transforma los pensamientos menos optimistas en pensamientos positivos. Crece dando valor a lo que realmente lo tiene para ti. Utiliza la escritura como herramienta  productiva mediante la cual podrás  localizar áreas personales en las que trabajar para mejorar.
Redefine el presente, modifica y crea tu futuro.
Contacto: pepagonzalezdiaztalleres@gmail.com

PAS - Personas Altamente Sensibles, asertividad y reconocimiento de los sentimientos

Despertar el interés emocional por otras personas es esencial para poder abrir los ojos a  la empatía. Colocarse en la piel del otro, ponerse en los zapatos del otro. Esta cualidad es inherente a las personas altamente sensibles (PAS), nacemos con un sensor emocional que nos va dando pistas sobre cómo se encuentra la persona que tenemos frente a nosotros y es que, reconocer nuestras propias emociones y darle la importancia que merecen, es algo que hacemos desde nuestra más tierna infancia.

Las/os PAS son capaces de comunicar abiertamente sus emociones, además de gestionarlas, con o sin ayuda previa. 
A veces, abrumados por el ruido exterior, tienen la sensación de ser seres poco habituales, extraños, solitarios pero el contacto con otras personas de alta sensibilidad les da fortaleza y les genera un placentero bienestar que de forma recíproca, recargará sus interiores con una paz y una alegría de vivir maravillosa. 


La asertividad es otro de los puntos fuertes de las personas altamente sensibles. Conscientes de todo lo que les sucede en su interior, son capaces de pedir lo que necesitan y de manifestar sus opiniones de forma libre, sin medias tintas, sin temor a ser rechazados.

¿Cuántas veces escuché eso de: eres poco diplomática...? Es cierto, podemos resultar poco diplomáticos pero jamás maleducados, evitar el daño a terceros es nuestra máxima.

La asertividad, el saber dar nuestra opinión si amedrentarnos y con total claridad respetando a los demás, genera un sentimiento de seguridad y autovaloración increíbles. Ser PAS no significa ser débil, todo lo contrario, es "estar" en la vida de forma consciente viviendo siempre desde el corazón y los sentimientos.
Recuerda que la asertividad está diseñada para defenderte con inteligencia.


Adjunto vídeo sobre dos niños PAS con subtítulos en inglés, disfrútalo.

El derrame de Iluminación






EL BAÚL DE LOS RECUERDOS




La escritura como terapia pretende, a través de la creatividad y utilizando como herramienta la escritura, adentrarse en las propias emociones, conocerlas a fondo y manejarlas adecuadamente.

Es una herramienta que funciona con el autoconocimiento y que inspira a la persona para que emprenda una reconciliación personal, con su propio yo y con sus propósitos de vida, reencontrar su dirección vital alcanzando lo que, para él o ella, es la felicidad.

“Escribir es una catarsis, que le permite a nuestros fantasmas, esos que nos habitan y nos asustan, salir para siempre. Nos permite también guardar en un cofre nuestros más preciados recuerdos, desde el olor a mango maduro de nuestra casa materna, hasta aquella canción con la que nos enamoramos. Escribir es la posibilidad de crear el mundo que deseamos en el momento en que queramos.” 
Carla Ramírez Brunetti


 La autora del libro “Mujeres que corren con los lobos”, la Doctora Clarissa Pinkola, utiliza la escritura como terapia. En su trabajo con mujeres ella utiliza la escritura para hacer salir lo que llama: “La mujer salvaje” que no es ni más ni menos que la que habita en nuestro inconsciente.

Benedetti en su libro “Variaciones sobre el olvido” nos cuenta ciertas respuestas como la de José Donoso: “Escribo para saber por qué escribo”
Fred Uhlmann dice: “Escribo por necesidad”
García Márquez responde: “Escribo para que mis amigos me quieran más”.


En el fondo no sabemos por qué escribimos, lo que sí sabemos es el enorme placer que produce la escritura y el gran alivio que ofrece como terapia.




Tú lector, si te apetece iniciar tu caminar por la escritura como terapia, puedes empezar con este precioso ejercicio de recuerdos.

El baúl de los recuerdos 

Para este ejercicio busca una foto tuya de cuando eras pequeño, selecciona una que te guste mucho, que te inspire. Luego inicia tu texto así: “ yo me acuerdo…” y  describe los detalles, ten en cuenta los colores, sabores y olores del pasado, luego añádele al texto otro párrafo que empiece así: “Aquí yo me sentía…” y describe tus emociones.

Este ejercicio sirve para recordar, porque como decía Mario Benedetti, hay muchos “olvidadores” y él que olvida es como si perdiera algo. Así es que este ejercicio pretende recobrar tus recuerdos.

También puedes practicarlo con un juguete viejo, funciona muy bien. Estos recuerdos de la niñez son maravillosos porque nos ponen en contacto con nuestro niño interior y le permitimos que hable. Lee tu texto y pregúntate qué hacer por ese niño o niña que ha hablado en el texto, tal vez necesita perdón o ternura, seguridad o palabras bonitas.

Disfruta, es tu escritura, es tu momento, eres tú el que redacta y el que habla mediante tinta. Presta atención y escucha tu propia voz.



Son muchas las cosas que aún debo hacer: acabar de matar la memoria, procurar que mi alma se vuelva de piedra, y aprender de nuevo a vivir. Anna Ajmátova