Te deseo que estas Fiestas Navideñas sean inolvidables para tus hijos.

Que encuentres el tiempo suficiente para pasarlo con ellos y deleitarte con su compañía.

Que saborees junto a ellos el valor de las caricias y de los abrazos, de esos que estremecen por lo que llevan implícito.

Háblales desde el corazón y vete más allá de un simple presente.

Empieza de nuevo si es preciso.Tienes lo más grande que se puede poseer: una familia.


No creas que es tuya y que sencillamente te la mereces. Piensa que es una preciada joya, algo infinitamente hermoso que sólo algunos pueden disfrutar.


FELIZ NAVIDAD A TOD@S

Son muchas las cosas que aún debo hacer: acabar de matar la memoria, procurar que mi alma se vuelva de piedra, y aprender de nuevo a vivir. Anna Ajmátova