Retrato al Carbón en Movimiento.

Los retratistas a carboncillo de finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX, colocaban a su modelo de perfil tras un marco, elaborado en madera o metal, cubierto con una tela  tensada o lámina de papel de arroz. Acercaban al rostro del futuro retratado una vela, para que la sombra que se proyectaba sobre la superficie virgen pudiera ser dibujada y así confeccionar el retrato.
La bailarina china Liping se transforma en una de esas sombras, cobra vida tras el telar en forma de Luna Llena y deleita hasta el hipnotismo con movimientos sutiles al compás de una deliciosa melodía oriental.
Disfruten de esta belleza plástica.

Son muchas las cosas que aún debo hacer: acabar de matar la memoria, procurar que mi alma se vuelva de piedra, y aprender de nuevo a vivir. Anna Ajmátova