Invadiéndolo todo

Todo lo ocupas
Adonis soñado
Torso anhelado
Aroma almendrado

Todo lo inundas
Madera que templas
Sonrisa que embelesas
Caricias que refrescas

Todo lo abarcas
Versos de labios gozosos
Suspiros de aires amorosos
Abrazos de sentires golosos

Todo lo ocupas, todo lo invades.
 Todo.





Son muchas las cosas que aún debo hacer: acabar de matar la memoria, procurar que mi alma se vuelva de piedra, y aprender de nuevo a vivir. Anna Ajmátova