RECORDANDO A LOPE



Qué veneno

Qué mal

Qué ponzoña



Sentirte cerca a pesar de ser lejanos.

Acariciarte a ratos mientras no estamos.

Desearte por momentos cuando más nos separamos.



Qué pecado

Qué mancha

Qué falta





Buscarte en cada instante viviendo pero aparte.

Escucharte con el alba sabiéndote en silencios distante.

Recordarte mañana, noche y tarde aunque no seamos ni ahora ni antes.



Qué agonía

Qué penar

Qué congoja



Ahogarme sin remedio suplicando tu mismo aliento.

Abatirme sin bálsamo tragando tu descontento.

Condenándome sin salvación muriendo con cada encuentro.

Qué será que me das

que sin tenerte no me tengo

Qué será que me otorgas

que sin tu olor no me contengo

Qué será que me entregas

que sin ti ya no me sostengo…




7 comentarios:

Anónimo dijo...

Dificil decirte todo lo (bueno) que pienso con un solo dedo y de la mano izda... Enrique

Anónimo dijo...

Bellísimo Pepa!!!...como todo lo que siempre nos compartes.

Gracias!!!!!

Un abrazo.

Esther.

Anónimo dijo...

Gracias guapa!!! cris

Anónimo dijo...

difundo. por descontado que m gusta. sorlo

Anónimo dijo...

Gracias Pepa...buena creatividad
M. cecilia

Anónimo dijo...

esto nos gusta.
gerva

Anónimo dijo...

Que bueno, haberte conocido y que-cuanto me gusta como te expresas. Espero que la exposición de Yaiza vaya bien. Estuve en la presentación del libro de África, estuvo muy bien y el libro promete, “feminismo, locura, psiquiátricos y justicia” en la misma receta. Te mando el recuerdo de algunos momentos secuestrados con el “retratofono”. Recibe un fuerte “que-abrazo”.Juandrés

Son muchas las cosas que aún debo hacer: acabar de matar la memoria, procurar que mi alma se vuelva de piedra, y aprender de nuevo a vivir. Anna Ajmátova