ANDREW WYETH - EL GRAN MAESTRO DE LA PINTURA AMERICANA

"Soy como una prostituta", aseguró Wyeth en una entrevista concedida a principios de los años 90, "nunca estoy fuera de servicio". Más de 60 años dedicó a la pintura el gran maestro del arte pictórico americano del último siglo.

A. Wyeth era hijo de NC Wyeth, uno de los mayores ilustradores americanos, predecesor del gran Rockwell en el Saturday Evening post. En 1948, el cuadro Christina's World, un paisaje de A. Wyeth en el que se veía una granja, una colina y la torturada figura de una jovencita al pie de la colina, se convirtió en parte indeleble del vocabulario visual de Estados Unidos de la posguerra, e hizo de Wyeth, de 32 años, una estrella. Wyeth tuvo el honor en 1970 de ser el primer artista en tener una exposición dedicada exclusivamente a su trabajo en la Casa Blanca. El hombre "que ha alcanzado el corazón de América". (R. Nixon).


 
En 1988 recibió la medalla del Congreso de EEUU y en 2007 el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, le concedió la medalla nacional de las artes.
En 2007, su cuadro Ericksons (arriba) fue subastado por 10,3 millones de dólares.

Fallecido en el 2009, fue un pintor realista considerado un genio dentro de la pintura americana al que le denominaron "el pintor del pueblo". El tema principal de sus obras fue la tierra y habitantes de su ciudad natal Chadds Ford, Pensilvania y de su casa de verano en Cushing condado de Maine. Sus cuadros te dejan una sensación de perdida, de melancolía, en una paleta donde predominan los Ocres y verdes.

Dato curioso: Wyeth tenía "fijación"  con una obra de King Vidor
Confesó Wyeth Vidor que su pelìcula "The big parade" era una continua inspiración en él desde que la descubrió, tanto así que llegaría a verla más de 250 veces.

¿Son tierra y cielo espejos? ¿Es el aire

espejeo del aire, y el gran pájaro

único multiplica

su soledad en apariencias miles? (Pedro Salinas)


He mirado los años:
Franja de aire: atuendo de lana mate que me dejó su huella
en la mejilla cuando el invierno brusco disecó mi sombra. (Bernardo Cortés)

Recuerdos, recuerdos que pesan,
que hacen flaquear a mi presente,
que destruyen, en eso se empeñan y detienen mi corazón latente. (Alejandro Ramírez)

"Casi deseo que fuésemos mariposas y viviéramos solo tres días de verano. Tres días así contigo los llenaría de más placer que el que cabe en cincuenta años." John Keats

Necesito del mar porque me enseña: no sé si aprendo música o conciencia,

no sé si es ola sola o ser profundo, o sólo ronca voz o deslumbrante

suposición de peces y navios. (Neruda)


La luna se puede tomar a cucharadas

o como una cápsula cada dos horas.

Es buena como hipnótico y sedante

y también alivia

a los que se han intoxicado de filosofía. (Sabines)

Después de la alegría viene la soledad

después de la plenitud viene la soledad

después del amor viene la soledad. (Benedetti)

En tus manos abandono el sonido
la barahúnda del orden que padezco
padeces, padecemos
limpios calzados olorosos
calabazas dulces y zumbonas allá
donde hallar lo que no tengo
lo que no tienes, no tenemos
vuelapétalo de espejos
 
 (María Eugenia Caseiro)


América, de un grano

de maíz te elevaste

hasta llenar

de tierras espaciosas

el espumoso

océano. (Neruda)
 
Verano, ya me voy. Allá, en septiembre

tengo una rosa que te encargo mucho;

la regarás de agua bendita todos

los días de pecado y de sepulcro. (César Vallejo)

Si muerdes la última fruta de mi espalda

su jugo me recorre como piel de transparencia.

Floto entonces por tus paraísos y enredaderas

entre el musgo y los eclipses. (B. Espinoza)


Si estoy contigo no importa
que empiece a llover.
Pues que llueva.
Porque me hace convertir
en rastros del desahogo,
entre gemidos
empiezo a sentir...
Esta desnudez
que al final es lo que queda (Nellycastle)

Habré de levantar la vasta vida  que aún ahora es tu espejo:

cada mañana habré de reconstruirla.

Desde que te alejaste, cuántos lugares se han tornado vanos

y sin sentido, iguales  a luces en el día.  (J. Luis Borges)

Voy a buscarte amor...

En las tiernas parábolas de un cuento

o en la olas de un mar de sotavento

y he de encontrarte amor, yo lo presiento.



Voy a buscarte amor...

Y si en eso perdiese la cordura

que me importa vivir en la locura

si con eso pagara tal factura. (Gazú)


Marinero, ¡ay! marinero

La brisa trae a tus sentidos

Una fragancia en recuerdo

Porque no cayó en olvido.  (M.Caramé Mateo)


Vivo dentro de cuatro paredes matemáticas

alineadas a metro. Me rodean apáticas

almillas que no saben ni un ápice siquiera

de esta fiebre azulada que nutre mi quimera.

(Alfonsina Storni)



¡Ved mi ropa, mi aposento de par en par!
¡Adentro con todo el aire y todo el cielo encima!
¡Vista la tierra tierra! ¡Más adentro! (Claudio Rguez)


"La vida, serena y tormentosa
a veces cruel, otras hermosa"

Valiente respira profundo,
disfruta
¡Aunque sea la derrota!

(J. Cinacchi)

...Cierto, a mis lozanías va a seguir el invierno:

¡mas tú no me dijiste que mayo fuese eterno! Amé, fui amado, el sol acarició mi faz.
¡Vida, nada me debes! ¡Vida, estamos en paz! (Amado Nervo)


En invernales horas, mirad a Carolina.

Medio apelotonada, descansa en el sillón,

envuelta con su abrigo de manta cibelina

y no lejos del fuego que brilla en el salón.  (Rubén Darío)

Tu corazón pervive

como aguardan las piedras

en la orilla del río.

Son hermosas y limpias como tardes de otoño.

La suave tolerancia que propicia la edad

te permite mirarlas con un resto

de emoción, te induce

a compartir su invisible desgaste

con indiferencia. (A. Buxán)

Aquí, desesperada,

me contemplo la vida en un hueco del tiempo.

Entrecortando pasa el sendero de luz 
que esperancé de sueño.  (Julia de Burgos)


Cuando todo era flores tu camino,

cuando todo era pájaros tu ambiente,

cediendo de tu curso a la pendiente

todo era en ti fugaz y repentino. (Manuel Acuña)

No me recuerdes el mar,

que la pena negra, brota

en las tierras de aceituna

bajo el rumor de las hojas.

¡Soledad, qué pena tienes!

¡Qué pena tan lastimosa!

Lloras zumo de limón

agrio de espera y de boca.  (García Lorca)


Tu cabello es de humo dorado,

una copa con un jugo encendido,

un caracol de ondeado vidrio,

una flor de bronce tímido. ( Óscar Acosta)

Una larga carretera

entre grises peñascales,

y alguna humilde pradera

donde pacen negros toros. Zarzas, malezas, jarales.  (A. Machado)


Con tal vehemencia el viento

viene del mar, que sus sones

elementales contagian

el silencio de la noche.  (Luis Cernuda)



Retrato de ANDREW WYETH.


La vejez en los pueblos. El corazón sin dueño. El amor sin objeto. La hierba, el polvo, el cuervo.
¿Y la juventud? En el ataúd.

El árbol, solo y seco. La mujer, como un leño de viudez sobre el lecho.
El odio, sin remedio. ¿Y la juventud? En el ataúd  (Miguel Hdez)


8 comentarios:

Anónimo dijo...

Cuando poetas y artistas hallan la mano cualificada que los relaciona sale este magnifico rincón.
Gracias Pepa y me hiciste encontrarme con un poemita que siempre quedó en mi memoria... "Vida ya nada me debes, vida estamos en paz!"
hermoso saber vivir de Amado Nervo un poeta demasiado olvidado!
un beso
M. Cecilia Cortacans

Anónimo dijo...

Me ha encantado. Las pinturas, los poemas... es una verdadera belleza. Arte en toda extensión de la palabra.

maría.

Anónimo dijo...

Pepa,

Te ví en TV Canaria, muy guapa! FELICIDADES por tu trabajo.

Feliz verano.
macu herrera.

Anónimo dijo...

Desde La Fenice escuchando Carmen de nuevo un beso
Ale

Anónimo dijo...

gracias desde Marbella
Sorlo.

Anónimo dijo...

Mi Pepa, ¡qué bien me estas viniendo¡Un abrazo
Saro

Anónimo dijo...

Monika Tubía Buahhhhh!!! Todas las cosas que nos vamos a contar... Qué cosa más preciosisisisisma por Dios!!
Mil gracias... Y mil besossssss
Mónica Tubía

Anónimo dijo...

Bonito, bonito,
bonito......
maría de los ángeles manrique de lara

Son muchas las cosas que aún debo hacer: acabar de matar la memoria, procurar que mi alma se vuelva de piedra, y aprender de nuevo a vivir. Anna Ajmátova