La fotografía de NADAR


Gaspard Félix Tournachon - Nadar

"...sus cabellos tienen el ardor mitigado de un sol poniente. Su reflejo se ha extendido por toda su cara donde brotan rizándose ramilletes de pelos incoherentes como cohetes de fuegos artificiales. Dilatada al máximo su pupila gira dando testimonio de un ardor enorme de curiosidad y de un asombro perpetuo. Voz estridente. Los gestos como los de un juguete de Nuremberg que tuviera fiebre. " Alfred Delvau sobre Nadar.

Nadar hablando de sí mismo: "Nacido rebelde frente a cualquier yugo, sin paciencia para las convenciones, no habiendo contestado nunca una carta antes de dos años, al margen de la ley de cualquier casa en donde no se  deba apoyar los pies en la chimenea y con una miopía casi ceguera, insolentemente amnésico ante todo rostro que no haya visto a quince cms. de mi nariz más de veinticinco veces..."


(1820 Lyon – 1910 Paris). Fue médico, caricaturista y periodista (fundó la revista "Paris Photograph").

En el Boulevard de los Capuchinos, en un edificio pintado en rojo con el nombre NADAR en letras de más de diez metros de altura, abre su estudio fotográfico en los años cincuenta del siglo XIX.


Es una época en que el retrato fotográfico causa furor en las principales capitales europeas entre la burguesía más adinerada. Protegidos por estuches de cuero y enmarcados en oro, los pequeños retratos fotográficos se convierten en un objeto imprescindible para las clases altas europeas y norteamericanas, los estudios de fotografía se multiplican.


En este clima favorable los retratos de Nadar, que aborrecía el artificioso atrezzo y tomaba sus imágenes sobre fondos oscuros, son adorados por la élite social y artística parisina. Ser retratado por él era todo un honor, desde políticos a escritores y artistas, todos deseaban que él les hiciera el milagro de plasmar su personalidad en papel.

Con la carte de visite, más  barata y reproducible, el empujón a la fotografía está dado. Consistía en realizar sobre una misma placa de negativo al colodión cuatro, seis u ocho tomas gracias a una cámara con varios objetivos (es un procedimiento fotográfico mediante el revelado con sulfato de protóxido de hierro; el método supone la utilización del colodión, una especie de barniz que se vierte líquido a las placas. El colodión se sensibilizaba en nitrato de plata. Se llama colodión húmedo porque la placa tiene que permanecer húmeda durante todo el procedimiento de toma y revelado de las imágenes. Esto suponía que los fotógrafos tenían que llevar consigo el laboratorio fotográfico a fin de preparar la placa antes de la toma y proceder a revelarla inmediatamente. Se generalizó así el uso de tiendas de campaña y carromatos reconvertidos en laboratorios para los fotógrafos que trabajaban en el exterior).

Mediante la carte de visite se obtenían imágenes de pequeño tamaño (6×10 cm) luego se pegaban en un cartón con un formato clásico de tarjeta de visita. Si un retrato de daguerrotipo costaba entre 25 y 125 francos, según el formato, la carte de visite se vendía por 1 franco el retrato.

A finales de los años cincuenta se ayuda de la luz eléctrica para retratar y en 1866 realizó su primer foto-interviú: 21 fotos del químico Chevreul realizadas mientras Nadar le hacía una entrevista. El resultado son imágenes realistas de la personalidad del científico.

Chevreul retratado por Nadar

Su galería fue la sede de la primera exposición pictórica impresionista. Así mismo, gracias a sus contactos, Julio Verne alcanzó gran fama ya que fue Nadar quien le presentó al editor Pierre - Jules Hetzel, con quien publicaba en ese tiempo el gran Víctor Hugo.

Julio Verne retratado por Nadar

Perfección, sentimiento, control de técnicas, son adjetivos que se pueden emplear al contemplar los retratos de Nadar. Como estudioso de la luz y la imagen dominó distintas disciplinas artísticas destacando las caricaturas.
Gracias a sus retratos fotográficos llegó a obtener una medalla de Oro en la Exposición Universal de París de 1855. La fotografía, en su época, se iniciaba como arte. Los pintores plasmaban la personalidad pero Nadar con su técnica, traspasa los límites de la pintura. Sus retratos son pinturas en blanco y negro al más puro estilo de la época.


la mujer del fotógrafo 1890


G. Rossini

Franz Liszt - 1886

Baudelaire 1885

mujer joven de perfil 1859
George Sand

Manet
"Al hacer un retrato... no se trata de reproducir con una precisión matemática, las proporciones y las formas del individuo, además y sobre todo hay que captar y representar, justificándolas y embelleciéndolas, las intenciones de la naturaleza sobre el individuo" (Gisela Freud - La fotografía desde un punto de vista sociológico)

Más imágenes de Nadar en http://theredlist.fr/wiki-2-16-601-798-view-pioneers-profile-nadar-1.html
Son muchas las cosas que aún debo hacer: acabar de matar la memoria, procurar que mi alma se vuelva de piedra, y aprender de nuevo a vivir. Anna Ajmátova