CON DOSEL



Recuerdo mi niñez y la niñez de los de casa. 
Recuerdo los sueños de infancia, los sueños de ser Princesa.

Princesa. Porque, yo era una Princesa.

Mi madre me llamaba Princesa.  Mi Princesa - decía. 


Y me decía que me compraría una cama con dosel y con cortinajes al más puro estilo imperial, 
como la del cuarto de una Princesa de Castillo porque
 yo era una Princesa. Su Princesa. 


Mi Princesa - decía madre. 

Y yo me lo creí.





1 comentario:

Anónimo dijo...

Gracias pepa por compartir tu blog! leyendo algunos de tus escritos imagino tu voz y es como si fuera un cuento, me encanta.
Un beso
rox

Son muchas las cosas que aún debo hacer: acabar de matar la memoria, procurar que mi alma se vuelva de piedra, y aprender de nuevo a vivir. Anna Ajmátova