Ir al contenido principal

Bacon

"Quisiera que mis pinturas se vieran como si un ser humano hubiera pasado por ellas, como un caracol, dejando un rastro de la presencia humana y un trazo de eventos pasados, como el caracol que deja su baba"

Francis Bacon



Francis Bacon es una de las personalidades artísticas más emblemáticas y perturbadoras del periodo que siguió al fin de la Segunda Guerra Mundial. Su personal visión atormentada y descompuesta del ser humano es el mejor documento de la crisis que aquejó a la humanidad durante la segunda mitad del siglo XX.
Nacido en Dublín, aunque de padres ingleses, se trasladó a vivir a Londres en 1925, donde comenzó su carrera profesional como decorador de interiores. Se inició en la pintura de forma autodidacta en los primeros años de la década de 1930, tras haber visitado una exposición de Picasso en la Galerie Rosenberg de París. Aunque en la temprana fecha de 1933 Herbert Read publicó una obra suya (Crucifixión, 1933, Londres, colección Murderme) en su libro Art Now, sus obras no tuvieron en un principio una buena acogida. Los pocos éxitos obtenidos en sus primeros años de pintor, le llevaron en 1942, a destruir la mayor parte de su obra temprana.
En 1946 el Museum of Modern Art de Nueva York adquirió su Pintura - del mismo año y, a partir de ese momento, su obra comenzó a ganar reputación. En 1956 fue invitado a representar a Gran Bretaña en la Bienal de Venecia junto a Ben Nicholson y Lucian Freud.
A Bacon siempre le interesó el aspecto más amargo de la existencia y sus obras son metáforas de la lucha del ser humano con su entorno. Su personal lenguaje pictórico muestra los aspectos más misteriosos e inquietantes de la condición humana; sus retratos no buscan el parecido de los rasgos físicos del modelo, sino su condición espiritual. En cuanto a la técnica pictórica, Bacon fue un perfeccionista.

En sus obras se combinaba un interés por la fotografía con su admiración por los grandes maestros de la pintura, especialmente por Velázquez, Rembrandt y Goya.















Comentarios

Entradas populares de este blog

LA ALTA SENSIBILIDAD, PERSONAS ALTAMENTE SENSIBLES (PAS)

La primera vez que se describe el rasgo de la Alta Sensibilidad fue en los años 70 de manos de la psicóloga estadounidense Elaine Aron.  (Elaine N. Aron)
Según sus estudios, la Alta Sensibilidad es un tipo más de personalidad. Rasgos que suelen mostrar las personas altamente sensibles son: sentir la tristeza o la alegría con mayor intensidad de lo que se considera normal, padacer dolor ajeno, intuición elevada desde la niñez, apreciar mucho los momentos de soledad disfrutando de ella, sensibilidad elevada al dolor y a estímulos lumínicos o auditivos.  La Alta Sensibilidad no es algo que se tiene, como un lunar o el pelo de un color concreto. La Alta Sensibilidad es lo que eres, debiendo aceptarlo ya que de esa manera te aceptas a ti mismo. Al aceptarse en totalidad se valorarán todas las facultades positivas de este rasgo de la personalidad. Las experiencias siempre partirán del corazón. Las personas altamente sensibles saben leer gestos, preocupándose de cada palabra, de cada movimi…

Cartas al Taller de escritura emocional expresiva

Reunir a 22 almas en un salón, cada sábado durante 10 semanas, con el único y maravilloso objetivo de escribir desde el corazón, solamente podía regalarme felicidad.

El taller de escritura emocional expresiva surge como una necesidad personal de mostrar a otros lo que para mí significa la escritura, el valor que lleva implícito reconocerse y redescubrirse mediante la redacción.
El bien que las palabras genera. El equilibrio que la ejecución de ejercicios de escritura aporta a quien es tan Valiente como para coger un bolígrafo y un papel y enfrentarse a sus miedos, sueños, deseos más íntimos, verdades y mentiras, dolor y pena, necesidades.
10 semanas para derramar vida, entregar aliento, abrazar otras almas, festejar las alegrías ajenas, ofrecer una mano a quien la solicita en silencio, llorar los fracasos y retomar tras el aprendizaje de la caída.  10 semanas de conexión humana y de desapego material, de reflexiones con hondura, de cuestionamientos reveladores, de respuestas sinceras…

El color de tu iris habla de tu personalidad.

Nuevas investigaciones y estudios sugieren que existe una correlación entre el color de los ojos, el patrón de iris y la personalidad.  Como sucede, a veces, en mi búsqueda de información recientemente me encontré varios artículos proclamando que el color de los ojos y el patrón del iris del ojo pueden indicar inteligencia, rasgos de personalidad y condición de salud. He leído que los médicos pueden hablar sobre el estado de salud de una persona examinando sus ojos, pero ésta es la primera vez que oigo decir que la personalidad o la inteligencia podrían predecirse o diagnosticarse mirando el color del iris. Fue una sorpresa para mí saber que varias personas y organizaciones han realizado estudios sobre el tema del color de los ojos y el patrón del iris en relación con la personalidad y su capacidad intelectual así como su forma de reaccionar a agentes y situaciones externas.  Mats Larsson, psicólogo en la Universidad de Orebro en Suecia, ha conectado los patrones de iris del ojo a los r…