JOVIAL ELISA, R.I.P





- Pepa vente, alguien quiere conocerte. 
- ¿Alguien? ¿Quién?
- Otra de las artistas que participan en la exposición que organizamos. Ven conmigo, te la presentaré.

Así me habló Mercedes Crespo, alma mater  y presidenta de la Asociación de ayuda a los enfermos oncológicos PerpetuArte (http://www.perpetuarte.com/), la noche en que inauguramos la Exposición de Arte en la Casa Benito Pérez Armas de Yaiza, allá por el 2012. Nos habíamos juntado un grupo de soñadores de distintas disciplinas artísticas con el objetivo de conseguir fondos para PerpetuArte. Y allí estaba yo, entre muchos otros. Y allí estaba Ella, entre el gentío, los focos y los clicks de las cámaras fotográficas. Allí los medios de comunicación insulares y los políticos responsables del municipio sureño. Allí la ilusión por formar parte de un corazón único que latía por una causa llena de humanidad, de vida, de esperanza por y para la calidad de vida.

- Elisa, te presento a Pepa González, ¿querías conocerla no es cierto? - pregunta Mercedes Crespo.
- Claro que sí, qué bien. Por fin te pongo cara. Tú eres Pepa González, tenía muchas ganas de conocerte. Tienes unas fotografías que me encantan. Mucha sensibilidad. ¡Qué alegría, por fin!  - contesta Elisa Betancort
-Por Dios, cuánto elogio. Estoy abrumada. Muchísimas gracias. ¿Y tu nombre es? - interroga la que escribe.
- Yo soy Elisa Betancort.

Y la sala se llenó con una sonrisa inundada de luz, brillante, hermosa, que daba más realce aún a unos ojos limpios, del color de la marea de la costa de Órzola. Era ella, Elisa Betancort. Magnífica pintora cuya obra yo llevaba años siguiendo de cerca. Elisa Betancort. Por momentos volcanes furiosos parientes de los de Manrique, por momentos terroríficas tormentas al más puro estilo Turner. Adoraba sus pinturas y yo, ignorante, desconocía su semblante. Elisa Betancort, conmigo, queriendo que nos presentaran, admirando mi trabajo fotográfico como yo admiraba sus pinceladas de ocres terrosos, de negro lapilli, de rojo lava.

- ¿Elisa Betancort? pregunté llena de asombro, excitada y feliz. ¿Y te gustan mis fotografías?. Yo soy una enamorada de tus pinturas. ¡Qué alegría, por fin!

Y reímos las dos mirándonos fijamente a los ojos, charlamos por un rato de nuestras aficiones y nuestros orígenes, degustamos vino local mientras me relataba la forma en que había pintado las obras que exponía esa noche, nos enganchamos del brazo como amigas que recién se encontraran tras un lapsus de tiempo carente de enjundia, como dos mujeres que caminaban por idéntica vereda disfrutando de los mismos gustos, masticando los mismos aires y respirando las mismas letras.
¡Qué alegría, por fin!




Elisa, donde ahora estés, vete haciendo un hueco a tu vera para cuando me toque el turno. No imagino recepción más gustosa, mejor conversación o carcajadas más llenas de verdad, que las que puedas tú regalarme.

R.I.P mi querida Elisa.

19 comentarios:

Anónimo dijo...

Muchísimas gracias mi queridísima Pepa.

Me acabas de hacer LLORAR, pero también SONREIR con una sonrisa enorme.

Un abrazo enorme

Mercerdes

Syra Jiménez-Pajarero Arias dijo...

La intuición se ha convertido en una desgraciada noticia. Conocí las obras de Elisa en 2009 y cuando pregunté por el nombre de la artista me advirtieron, en el local que exponía, que solía mantenerse en el anonimato. Y tal como pasó aquel día hasta que logré conocerla ha ocurrido en su despedida. Se ha ido sin llamar la atención, Siempre recordaré su sonrisa al mirar las fotos de carnaval en las que su familia aparecía en una publicación de Mass Cultura y me decía: Qué ilusión le va a hacer a mi madre cuando las vea. ¿Tienes más ejemplares?
Querida Elisa, pinta en tu cósmico lienzo. Nosotros lo contemplaremos en un futuro.

Anónimo dijo...

Precioso Josita!!
Lo recuerdo como si hubiera sido ayer.
Bsss
yolanda

Anónimo dijo...

Ya me enteré por facebook... pero qué bonito artículo le has dedicado, si ni siquiera parece un artículo, si quiera es una añoranza, una nostalgia alegre de alguien que, artista, sólo puede ser alegre esté donde esté..



Mi más alegre pésame

Un abrazo
Enrique

Anónimo dijo...

qué bien escribes josita.
besos
sandra

Anónimo dijo...

Siempre estarás!!!!!
enriqueta morales

Anónimo dijo...

Que bonito!! Era una persona maravillosa...
sara mw

Anónimo dijo...

Dios Pepa!!!!....me muero de tristeza.....no sabía nada....uf!....llevo todo el día mala.
crisanta fuentes

Anónimo dijo...

Que penita
remedios quintana

Anónimo dijo...

Elisa... Esa sonrisa grande... Esos ojos tan chispeantes..
cristina temprano

Anónimo dijo...

Mi admiración a la artista pero muchísimo cariño a una gran persona. Siempre estará en nuestro recuerdo.
mercedes medina

Anónimo dijo...

Sentido homenaje...
saro pérez rguez

PEPA GLEZ LANZAROTE dijo...

mi querida Syra
aún ando en shock. no puedo digerir esta noticia porque se me convirtió en pesadilla desagradable. cuánto dolor y cuánta tristeza a conseguido transmitir su fatal desenlace.
a mí me ha dejado gris.

Anónimo dijo...

Jooo, qué bonito. Se me saltaron las lágrimas…

Besos
espe quevedo

Anónimo dijo...

Jo Pepa, me acabo de enterar por ti que Elisa murió... me he quedado de piedra. A mi me alegraba el alma cada vez que la veía, era pura alegría...

Un besazo mi niña.
clara suárez bonilla

Anónimo dijo...

Una gran pérdida

Ruben Acosta

Anónimo dijo...

gracias Pepa hermoso elogio de una artista para otra artista.

Elisa ya vio la Belleza , la mayor Belleza. en paz descanse

M Cecilia Cortacans

La Vendedora de Nenúfares dijo...

¿Pero que pasó? ¿Así de repente? No encuentro ninguna noticia y estoy alucinada...

Anónimo dijo...

Sí, era una persona estupenda, la conocí bien, era asidua de La Destiladera, hermana de Celso Betancort, otro amigo... conocí a su padre, gente de la tierra. Una familia magnífica. Y ésta, una noticia de las que te dejan sin palabras...
Mano.

Son muchas las cosas que aún debo hacer: acabar de matar la memoria, procurar que mi alma se vuelva de piedra, y aprender de nuevo a vivir. Anna Ajmátova