Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2015

Habla María Blasco

¿Por qué no hay más mujeres en dirección en la investigación? 
Trabajos recientes indican que no se evalúa de la misma manera a hombres o mujeres, ni se le ofrece el mismo apoyo ni salario. Sigue habiendo horarios excluyentes con una vida familiar. Y falta de sensibilidad y de conciencia sobre estos sesgos.
He notado un doble rasero para juzgar a un hombre o a una mujer en el poder. Debido a estereotipos pero también al hecho de la posible amenaza que supone para un modelo hegemónico de poder masculino el que una mujer esté en un puesto de poder.  Se nos ve muy bien como subdirectora o vicepresidentas porque somos altamente productivas y resolutivas, otra cosa es tomar el mando.
Todas mis mentoras han sido mujeres y me ha ayudado porque tuve menos barreras. Estoy convencida que el mentoring y el sponsoring cambiaran la realidad. Hace ya varias décadas que los mujeres están igual de formadas que los hombres. También deben tener el mismo poder decisorio. No podemos permitirnos perder la mitad …

La historia de la princesa Kaguya

La ceremonia de los Oscar se celebrará el próximo 22 de febrero en el Teatro Dolby de Hollywood, en Los Ángeles. Solo en la categoría de Animación, figura una candidata japonesa “The Tale of Princess Kaguya“. “El cuento de la princesa Kaguya” es una película japonesa de animación dirigida por Isao Takahata con música de Joe Hisaishi y producida por Studio Ghibli y estrenada en Japón a finales de 2013.

Un anciano que se dedica a la venta de bambú, una mañana mientras daba comienzo a su jornada laboral, se encontrará con la Princesa de Bambú. La pequeña princesa tiene apenas el tamaño de un dedo. Su nombre es Kaguya y crecerá y vivirá con el anciano. Cuando Kaguya se hace mayor, es una joven preciosa. Cinco hombres de las familias más poderosas y prestigiosas de Japón, le proponen matrimonio. Kaguya les promete que se casará con el hombre que le consiga el mejor regalo. Los pretendientes se ponen en marcha en la búsqueda del mejor obsequio, pero ninguno logra satisfacer a la joven Kaguya…

Gerda Taro _ Fotos Guerra Civil _ España

Esperando a Robert Capa de Susana Fortes

Durante días estuvo viendo pasar refugiados por la carretera de la costa. Primero carros tirados por mulos, luego mujeres y ancianos cargados con hatillos, seguidos de niños sucios y asustados, después gente desesperada, descalza y exhausta, con la mirada ida. Una auténtica riada humana. 150.000 personas que habían dejado su casa y toda su vida, huyendo aterrorizados primero hacia Almería y después hacia Valencia, en busca del refugio republicano más próximo, sin saber que lo peor les esperaba en el camino. El infierno. Tanques franquistas persiguiéndoles por tierra con saña de tiro al blanco. Aviones italianos y alemanes bombardeándoles desde el aire y en los tramos próximos a la costa, las cañoneras arreciando desde el mar.  Aquello era una ratonera. A un lado los acantilados, al otro, una pared de roca viva. No había escapatoria. Las madres les vendaban los ojos a los niños para que no vieran los cadáveres que iban quedando en las cunetas.




Virginia Woolf

No conocemos nuestra propia alma y mucho menos las almas de los demás.Los seres humanos no vamos todo el trecho del camino cogidos de la mano. Hay una selva virgen en cada uno. Un campo nevado en el que se desconocen incluso las huellas de los pájaros. Aquí vamos solos y lo preferimos. Sería insoportable que nos compadecieran siempre, que nos comprendieran siempre, estar siempre acompañados. Pero en la salud ha de mantenerse la pretensión de cordialidad... En cuanto nos vemos obligados a guardar cama o a reposar entre almohadones en un sillón nos convertimos en desertores.
De la enfermedad. Virginia Woolf. Traducción de Ángela Pérez editorial Centellas.