Taller de cerámica organizado por PerpetuArte


Muchas gracias a Mercedes, Iván y Eli por organizar el Taller de Cerámica con barro. Todo un descubrimiento permanecer varias horas inmersos en la creatividad.
Mil gracias a José, profesor de este arte en la Casa Cerdeña de San Bartolomé, por su paciencia y sus magníficas dotes como docente.
Esperamos que se repita, más pronto que tarde.







‘La Casa del Tejado Rojo’ se estrena en España en abril

Título original
Chiisai Ouchi (The Little House)
Año
2014
Duración
136 min.
País
 Japón
Director
Yoji Yamada
Guión
Yoji Yamada, Emiko Hiramatsu (Novela: Kyoko Nakajima)
Reparto
Takako Matsu, Haru Kuroki, Hidetaka Yoshioka, Satoshi Tsumabuki, Chieko Baisho, Takataro Kataoka
Género
Drama | Familia
Sinopsis
Ambientada en los años anteriores a la II Guerra Mundial, muestra la vida cotidiana de una pequeña y humilde familia que vive en Tokio. La historia comienza cuando Takeshi encuentra una colección de diarios que escribió su ya difunta tía Taki Nunomiya. A través de esos íntimos escritos, tanto la joven Takeshi como el espectador, va conociendo la realidad que vivieron sus familiares antes de que estallase la guerra.
Premios
2014: Festival de Berlín: Mejor actriz (Haru Kuroki)
 
 
 
 




 
 
 
 

SOBRE INTELIGENCIA EMOCIONAL

 
"El dolor termina sólo a través del conocimiento propio, de la lúcida percepción alerta de cada pensamiento y sentimiento, de cada uno de los movimientos de lo consciente y lo oculto".
J. Krishnamurti
 
 
Inteligencia emocional o el arte de aprender a manejar las emociones de la manera más inteligente para conseguir el mayor éxito en nuestras relaciones.
 
Existen en la inteligencia emocional cinco habilidades esenciales: conocimiento, motivación, empatía, manejo de las relaciones y control emocional.
 
Conocer las propias emocionesesta capacidad que parece tan simple cómo es el reconocer las propias emociones no es tarea fácil, hay que detectar qué sentimos en el momento justo en el que lo sentimos. Y observar qué nos lo ha provocado y cómo nos hace sentir. Verbalizar el sentimiento con explicaciones del tipo dónde lo sentimos (en el estómago, por ejemplo). Aprender a manejarlasesta capacidad es sin duda una de las más difíciles, hay adultos que no la aprenden nunca. Hay que controlar pero nunca reprimir los sentimientos. Una vez lo hemos detectado (primer paso), hay que mirar cómo nos recuperamos. Por ejemplo: si nos sentimos tristes, lloramos, intentamos respirar y vamos viendo qué o quién nos da consuelo, nos vamos calmando, Pues debemos hacer lo mismo con el resto de las emociones. Ver cuál es la mejor  manera de llevarla (cada persona puede encontrar una respuesta diferente para cada emoción). No debemos permitir que se enquisten. La automotivación: debemos aprender a controlar nuestra impulsividad,  aprender a esperar, saber que los éxitos tardan, y que hay que perseverar para que las cosas ocurran. Empatía: una vez hemos aprendido de nuestras emociones debemos aprender que los demás también las tienen. Y después de detectarlas, intentamos entenderlas y sobretodo respetarlas. Manejar las relaciones: una vez hemos aprendido las anteriores habilidades, debemos actuar de acuerdo con las emociones de los demás.
 
Samantha Biosca – coaching de familia  


VER VÍDEO RELACIONADO:

Más Gente - Elsa Punset, inteligencia emocional al alcance de todos, +Gente - RTVE.es A la Carta http://www.rtve.es/v/1415388/




Gioconda Belli, poesía





El que no tiene ojos para soñar
no ve los sueños ni de día ni de noche.
De ti depende que tu mirada separe
lo importante de lo imprescindible
y verás lo que hay detrás de los reflejos.

Los portadores de sueños no dejan de soñar y de construir
Hermosos mundos.
A cada instante un sueño se realiza.
Pon los tuyos en movimiento y apuesta por ellos.
No hay nada imposible si eres capaz de intentarlo.
Contágiate de las golondrinas y busca tu mejor lugar.

Sobre el Alfabeto.


La palabra "alfabeto" se deriva de las primeras dos letras del alfabeto griego: alfa y beta.

El alfabeto fonético más antiguo que conocemos es el ugarítico, descubierto en Siria.
Data de 1500 a.C.
Los símbolos cuneiformes fueron encontrados en la ciudad de Ugarit (Ras Shamra) en la costa siria en 1929. Tenía 30 letras y era escrito de izquierda a derecha.

El alfabeto que usamos se lo debemos a los fenicios. El de ellos constaba de 22 letras sin vocales pero se usó como la base del antiguo alfabete griego, que a su vez fue adaptado por los romanos y es esencialmente el mismo que el que utilizamos hoy.



CURIOSIDAD

Un texto que deliberadamente excluye una letra del alfabeto se llama un lipograma.
El ejemplo más antiguo que se conoce es del poeta griego Laso de Hermíone, que vivió en el siglo VI a.C. y como no le gustaba la letra sigma, la omitió en dos de sus poemas. Según el historiador romano Quinto Curcio Rufo, eso demuestra que el lipograma es el "artificio sistemático más antiguo de la literatura occidental".
Trifiodoro, tres siglos más tarde, escribió su Odisea en varios volúmenes y el primero que no tenía la letra alfa, no había ninguna beta en el segundo, ni gama en el tercero y así.
El mejor ejemplo en inglés es la novela "Gadsby: campeón de la juventud" (1939), una historia de más de 50.000 palabras en la que la letra 'e' nunca aparece.
Un lipograma francés de 1969 es la novela de Georges Perec "El secuestro", que tampoco contiene la letra 'e'. La traducción a inglés tampoco la usa, a pesar de ser la letra más común en ambos idiomas.

WILLIAM LACHANCE

Acerca de William LaChance



es un pintor nacido en St Louis , USA.  Se tituló en el Instituto de Arte de Kansas City y perfeccionó su talento en la Universidad de Indiana. Como residente en La Institución Chautauqua, Nueva York y en la Escuela de Oxbow , Michigan . 
Actualmente las obras de William LaChance están en las colecciones permanentes de la Reserva Federal de Estados Unidos , el Aeropuerto Internacional Lambert St. Louis , The National Broadcasting Company ( NBC ) y Nike Inc. 
William LaChance es profesor de arte e historia del arte en una pequeña universidad de diseño de Estados Unidos. 





Son muchas las cosas que aún debo hacer: acabar de matar la memoria, procurar que mi alma se vuelva de piedra, y aprender de nuevo a vivir. Anna Ajmátova