ASHER SVIDENSKY - FOTOGRAFÍA

Many years ago, at the 16th century the Huang family has brought the unique art of “Yin-Bu” fishing to the Li river of Xing-Ping village in south china. Fishermen who use cormorant birds in order to fish in the river.














http://www.svidensky.com/


Tripitaka Coreana - Templo de Haeinsa CURIOSIDAD

La biblioteca en el Templo de Haeinsa - un templo budista construido en el año 802 en Corea del Sur-  contiene los textos budistas conocidos como Tripitaka Coreana.










La colección Tripitaka Coreana data del siglo XI y es la colección más completa de textos budistas grabada en miles de bloques de madera.  

El Templo y los libros son Patrimonio de la Humanidad. 

La imprenta en madera o xilográfica desarrollada en la época de Goryeo ( 918 - 1392 ) es una muestra del mejor arte tipográfico y editorial de entonces. Su conservación es excelente hasta el punto que 8 siglos después podría usarse para imprimir copias nítidas y completas del Tripitaka o canon de libros sagrados del Budismo.











Aylin Argun - MARAVILLOSA














BELLA REFLEXIÓN DE LA SABIA ÁFRICA.




Existe una tribu en África, donde la fecha de nacimiento de un niño no se toma como el día en que nació, ni como el momento en que fue concebido, sino como el día en que ese niño fue "pensado" por su madre.

Cuando una mujer decide tener un hijo, se sienta sola bajo un árbol y se concentra hasta escuchar la canción del niño que quiere nacer.
Luego de escucharla, regresa con el hombre que será el padre de su hijo y se la enseña. Entonces, cuando hacen el amor con la intención de concebirlo, en algún momento cantan su canción, como una forma de invitarlo a venir.
Cuando la madre está embarazada, enseña la canción del niño a la gente del lugar, para que cuando nazca, las ancianas y quienes estén a su lado, le canten para darle la bienvenida.
A medida que el niño va creciendo; cuando el niño se lastima o cae o cuando hace algo bueno, como forma de honrarlo, la gente de la tribu canta su canción.
Hay otra ocasión en la que la gente de la tribu le canta al niño.
Si en algún momento de su vida, esa persona comete un crimen o un acto social aberrante, se lo llama al centro de la villa y la gente de la comunidad lo rodea. Entonces le cantan su canción.
La tribu reconoce que la forma de corregir un comportamiento antisocial no es el castigo, sino el amor y la recuperación de la identidad.
Cuando uno reconoce su propia canción, no desea ni necesita hacer nada que dañe a otros.
Y así continua durante toda su vida.
Cuando contraen matrimonio, se cantan las canciones juntas.
Y finalmente, cuando esta persona va a morir, todos en la villa cantan su canción, por última vez, para él.
"Puedes no haber nacido en una tribu africana que te cante tu canción en cada una de las transiciones de tu vida, pero la vida siempre te recuerda cuando estás vibrando a tu propia frecuencia, y cuando no lo estás.
Sólo sigue cantando y encontrarás tu camino a casa".

MIGUEL A. MORALES CABRERA Y SUS HEMORRAGIAS DE BOLSILLO.



Nace el 24 de diciembre de 1981 en Lanzarote.
Se traslada a Tenerife donde estudiará Filología inglesa.
En 1998 recibe el premio Borondón.
En 2003 primer premio de poesía junior del VII Certamen jóvenes artistas.
Actualmente ejerce como profesor de Inglés en el IES S. Bartolomé de Lanzarote.




Lo conocí durante la Feria del Libro de Playa Blanca el pasado día 18 abril y luego de una muy grata conversación con él, me decidí a destripar su poemario Hemorragias de Bolsillo.
Me resultó una voz nueva, con hondura, un pensamiento poetizante - que diría Nietzsche, vida en esencia o perfumes de la misma esencia vital.

Cercano en el trato, con mirada melancólica y un brillo especial en ellos, me decido a interrogarle, a conocer más al poeta, a saber mucho más sobre sus por qués.






¿Qué es para ti la poesía en tu vida? Es una pregunta tan sencilla que es difícil de contestar sin caer en estereotipos. Yo diría que es una especie de cristal con el que mirar al mundo con otros ojos, otros ojos que al mismo tiempo no dejan de ser los tuyos. Lo interesante de la poesía es que no solo está cuando se escribe o se lee, puede haber imágenes, sentimientos, ideas, sonidos… que me desbordan e intento comprenderlas a través de versos; puede que el encanto de rebuscar la belleza en lo cotidiano. Es una constante, pero con esto no me refiero a que cada segundo sea verso, o que cada momento esté azucarado y que viva en una eterna reflexión acerca de la existencia. La poesía transforma, cuestiona, replantea, es imposible vivir sobre un suelo tan inestable. Sin embargo, es imprescindible.
¿A qué poeta sientes como referente, guía o inspiración? Puedo decir que ha habido poetas que han sido cruciales en mi vida, y que posiblemente hayan dejado algún rastro en mi forma de entender la escritura. Pero lo curioso de esta pregunta es que durante muchísimo tiempo (aún hoy ocurre en cierto modo), en un intento de tener un estilo único y personal, dejé de leer poesía en exceso y cuando leía (era imposible no hacerlo), intentaba luego distanciarme de ella. Sobretodo, he intentado siempre alejarme de mis referentes durante el proceso creativo para evitar contaminarme de todo lo ‘otro’. Esto no quiere decir que no haya leído mucho, y tampoco quiere decir que haya conseguido mantenerme intacto. Por supuesto que ha habido escritores que han hecho tambalear mis cimientos, puede que hasta los hayan resquebrajado y seguro que esas grietas se reflejan en lo que escribo. El Lorca de “Poeta en Nueva York” replanteó mi universo y me hizo sentir la poesía directamente en las tripas, Sylvia Plath me abrió una mujer en canal para ser analizada bajo microscopio, Whitman me llenó de hojas y ojos, Leonard Cohen desnudó el mundo con tacto y Bukowski me hizo poner los pies en la tierra y quemarme sobre ella. Pero insisto, las influencias no vienen solo de la poesía, también de la prosa, la música o el cine. ¿Utilizas la poesía como catarsis? Puede que catarsis sea una palabra demasiado grande, demasiado sanadora, pero puede que sí. Tal vez algo así como un confesionario o un psicólogo respondón. “Hemorragias de bolsillo” estuvo a punto de tener un lema: “El diván neurótico y la palabra paciente”. La poesía la planteo directamente con la comunicación, quizá con tintes exhibicionistas. Creo que es una forma de buscar la individualidad, incluso la honestidad, pero siempre pensando en que el mensaje llegue. Nunca escribo para mí mismo, envidio incluso a la gente que escribe y le sirve para luchar contra sus circunstancias personales. A mí puede servirme, pero puede ser tortuoso. Cuando he intentado simplemente volcarme en un papel, nunca he quedado satisfecho para que alguien luego se emocione con lo escrito; mi papelera está llena de cosas así. Imagino que la poesía es un canal, una excusa para compartir. Mis momentos de sequía han sido precisamente esos en los que he sabido que nadie va a leer lo que escribo. Si tuvieses que dar una recomendación a escritores noveles. ¿Qué aconsejarías? Antes hablaba de la honestidad, creo que antepondría eso a cualquier cosa. Hay que cuestionarse todo, sacudirse bien y mirarse las costuras. No vale simplemente con disfrutar, hay que lanzar un mensaje, no importa si sufres en el proceso, hay que dejarse algo de sí mismo. De algún modo, también se gana algo al hacerlo. ¿Tienes horneado un nuevo libro? Estoy en un momento muy creativo, me siento más cómodo, más seguro con lo que hago y tendrá que resultar en algo tangible. Gil de Biedma decía que era un poeta lento, yo me siento así también. Puede que tenga que ver con el consejo del que hablaba anteriormente, la honestidad lleva consigo un proceso de maduración y de coherencia. Ya que me preguntas con un término culinario, te responderé que estoy algo así como en la “mise en place”, me gusta saber qué quiero hacer, qué quiero contar y cómo hacerlo. Doy por hecho que luego todo puede redefinirse y que la experimentación forma parte del camino. Está todo dispuesto y hay ganas, si me convence el resultado voy a intentarlo.


De su libro Hemorragias de Bolsillo

Rescato un pedazo de mí y me lo llevo de copas
son las cinco, somos tres, una cerveza
tú en una silla vacía y 
lo que queda de mí en la otra.

--------------------------------------


Huyo de las sombras de tu ausencia
como las aves del invierno
y te pienso


----------------------------------------

cuando el tiempo ya no sea - al menos para mí -
cuando haya inventado el olvido - mi último poema - 
tendré un rubor en la mejilla
que me recuerde, tu boca.


----------------------------------

Así mi lengua saborea el mundo 
a  destiempo...

como se saborea - siempre - la vida
tarde - siempre - tarde
y más tarde mis versos.


BINTA Y LA GRAN IDEA. SENEGAL

"BINTA Y LA GRAN IDEA" Javier Fesser (2004) Binta tiene siete años y vive en Senegal, en una aldea al lado del río Casamance. Binta admira a su padre, un humilde pescador que cree haber dado con la solución para el progreso de la humanidad. Cortometraje nominado al Oscar, que está incluido en el documental de UNICEF "En el mundo a cada rato"





 

DAVID CATÁ - FOTÓGRAFO.




















BIOGRAFÍA


David Catá (Galicia) 1988. Graduado en Bellas Artes por la Universidad de Vigo y premio a primero de promoción del máster fotográfico Concepto y Creación de EFTI (Madrid).

En su trabajo, a través de la fotografía, el vídeo, la escultura o la pintura, el poder de evocación de los objetos personas y las fotografías de su álbum familiar le sirven como inspiración. A través de ellos reflexiona sobre el tiempo, la memoria y la forma de dilatar el proceso del olvido, utilizando elementos efímeros como el hielo, el hilo o semillas de dientes de león, entre otros, con los que crear metáforas sobre la vida. 



















Son muchas las cosas que aún debo hacer: acabar de matar la memoria, procurar que mi alma se vuelva de piedra, y aprender de nuevo a vivir. Anna Ajmátova