La visualización como ejercicio dentro de la escritura emocional



VISUALIZACIÓN

Mediante la escritura emocional, escritura con el corazón, muchas son las personas que han experimentado un cambio importante en sus vidas, descubriendo sus propios recursos, mejorando la percepción de los acontecimientos vitales. Una de las herramientas poderosas de la Programación Neurolingüística es la visualización para la consecución de objetivos. Creamos una película mental, imaginándonos como protagonistas una vez que hemos alcanzado el objetivo buscado.

Hay una región cerebral decisiva para el proceso de almacenamiento de la memoria, el hipocampo. Es una pequeña estructura en forma de herradura, en el centro del cerebro, que resulta clave a la hora de crear recuerdos nuevos. El resultado final de numerosas investigaciones de científicas, es que imaginar el futuro y recordar el pasado son entramados muy similares. Ver e imaginar serían pues cosas muy parecidas ya que, muchas partes del cerebro que se activan al recordar lo hacen también al imaginar el futuro. Imaginar y planear nuestro futuro para imaginar y prever nuestro destino personal. De ahí que podamos confundir a menudo lo que ha pasado de verdad y lo que sólo hemos imaginado que pudo pasar, es el mismo tipo de acto: unir datos después de recopilar la información.

En la visualización se involucran todos los sentidos, recreando de forma vívida lo que sentiremos, escucharemos, saborearemos, degustaremos, veremos. El cerebro necesita instrucciones concretas y precisas para ponerse en marcha y es, mediante la visualización del objetivo que buscamos, como pondremos a trabajar esas zonas del cerebro que coinciden con las del recuerdo de hechos vividos.
La mente creará recursos para alcanzar las metas, se activará. 
La visualización se debe repetir, no basta con una única vez, y es mejor realizarla en estados de relajación o antes de dormir. Repetir la visualización nos ayudará a mantener viva la auto-motivación. Como nuestro cerebro no sabrá si es un hecho acontecido o imaginado, esta herramienta es fantástica para estimular el YO LOGRO.

Son muchas las cosas que aún debo hacer: acabar de matar la memoria, procurar que mi alma se vuelva de piedra, y aprender de nuevo a vivir. Anna Ajmátova