Ir al contenido principal

VERONICA FRANCO, La cortesana Honesta

Tintoretto pintó a Veronica Franco

Cuando nosotras también estemos armadas y entrenadas, podremos convencer a los hombres que tenemos manos, pies y un corazón como los suyos





Durante el Renacimiento, especialmente en las ciudades de Roma y Venecia, se desarrolló un fenómeno social y cultural llamado cortigiane oneste, las cortesanas honestas

Lejos de la sordidez habitual de las prostitutas que ejercían cerca del puente del Rialto, las cortesanas honestas de Venecia se distinguían por ser mujeres refinadas, educadas, cultas y sofisticadas. Estas cualidades les permitían gozar de libertad, autosuficiencia y acceso al mundo del arte y la cultura, algo inimaginable para el resto de mujeres de la época. 

Los clientes, entre los que se encontraban los hombres más influyentes y poderosos de la sociedad veneciana, sabían que además de satisfacer sus necesidades carnales, iban a encontrar una compañera con la que poder conversar de arte, filosofía o poesía. Incluso fueron inmortalizadas por grandes pintores como Tiziano, Tintoretto o Rafael. Pero si una destacó de entre todas estas cortigiane oneste fue Verónica Franco.

Verónica nació en Venecia en 1546. Fue la hija mayor de Francesco María Franco y Paola Francassa, una cortesana honesta que había dejado la profesión para formar una familia. A pesar de que su madre se preocupó de darle una buena educación con los mejores tutores que la familia podía permitirse y que, de esta forma, pudiese tener cierta independencia, a los 16 años la casaron con un médico llamado Paolo Panizza. Un matrimonio que, desde el primer momento, fue para Verónica un auténtico infierno. En connivencia con su madre, decidieron dar un paso al frente y librarse de aquel borracho pendenciero: reclamó la dote y se separó. 
La muerte de Francesco dejó a madre e hija solas y sin recursos. Así que, Paola decidió adiestrar a Verónica en las artes amatorias y juntas regresaron a ejercer la antigua profesión de la madre. Ambas aparecían con el mismo precio, dos escudos por noche. Unos años más tarde, Verónica superó el prestigio y el caché de su madre -un beso suyo pasó a costar 15 escudos y 50 una noche-, convirtiéndose en la más admirada y solicitada de la ciudad. Aquella situación, permitió a Verónica elegir sus clientes y, sobre todo, ser dueña de su propio destino.
Comenzó a rodearse de lo más selecto de la sociedad veneciana, entablando amistad con grandes artistas y ganándose la protección de los más poderosos. Incluso la propia ciudad de Venecia solicitó de sus servicios con motivo de la visita de Enrique de Valois, actual rey de Polonia y futuro rey de Francia -se cuenta que tuvo mucho ver Verónica en la alianza firmada con Francia-. Aún así, como la envidia es compañera fiel de los miserables, la cortesana honesta tuvo que hacer frente a Verónica, vera unica puttana (Verónica, la única y verdadera puta), unos versos ofensivos y despiadados que circulaban por Venecia obra de Maffeo Venieri, celoso de los amoríos de Verónica con su hermano Marco -se dice que su verdadero amor-. Para acabar de raíz con todo aquello, Verónica retó públicamente a Maffeo a un duelo poético… ganó y se consagró como una gran poeta (que me perdonen los políticamente correctos, pero yo siempre he utilizado poeta para ambos géneros).
Llegó a convertir el salón de su casa en una especie de centro cultural donde se daban cita músicos, pintores o literatos para disfrutar de un concierto, conversar de filosofía o escuchar poesía. Incluso llegó a publicar algunas obras como Terze Rime o Lettere familiari a diversi.

En 1580 Rodolfo Vannitelli, tutor de uno de sus cuatro hijos, la denunció ante la Santa Inquisición por no seguir los preceptos de la Iglesia y por brujería. Aún siendo todo mentira, tuvo que tirar de sus amistades y contactos para salir absuelta. A pesar de un veredicto favorable, desde aquel día Verónica quedó marcada y todos comenzaron a darle la espalda. A pesar de todo, ella siempre fue consciente de las limitaciones de una mujer en una sociedad de hombres. Retirada en su mansión, con la única compañía de sus hijos, intentó que la ciudad construyese una especie de asilo donde acoger a las prostitutas enfermas o ancianas, y dar una segunda oportunidad a las que desearan retirarse de la profesión. En 1591, a la edad de 45 años, moría Verónica.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA ALTA SENSIBILIDAD, PERSONAS ALTAMENTE SENSIBLES (PAS)

La primera vez que se describe el rasgo de la Alta Sensibilidad fue en los años 70 de manos de la psicóloga estadounidense Elaine Aron.  (Elaine N. Aron)
Según sus estudios, la Alta Sensibilidad es un tipo más de personalidad. Rasgos que suelen mostrar las personas altamente sensibles son: sentir la tristeza o la alegría con mayor intensidad de lo que se considera normal, padacer dolor ajeno, intuición elevada desde la niñez, apreciar mucho los momentos de soledad disfrutando de ella, sensibilidad elevada al dolor y a estímulos lumínicos o auditivos.  La Alta Sensibilidad no es algo que se tiene, como un lunar o el pelo de un color concreto. La Alta Sensibilidad es lo que eres, debiendo aceptarlo ya que de esa manera te aceptas a ti mismo. Al aceptarse en totalidad se valorarán todas las facultades positivas de este rasgo de la personalidad. Las experiencias siempre partirán del corazón. Las personas altamente sensibles saben leer gestos, preocupándose de cada palabra, de cada movimi…

Cartas al Taller de escritura emocional expresiva

Reunir a 22 almas en un salón, cada sábado durante 10 semanas, con el único y maravilloso objetivo de escribir desde el corazón, solamente podía regalarme felicidad.

El taller de escritura emocional expresiva surge como una necesidad personal de mostrar a otros lo que para mí significa la escritura, el valor que lleva implícito reconocerse y redescubrirse mediante la redacción.
El bien que las palabras genera. El equilibrio que la ejecución de ejercicios de escritura aporta a quien es tan Valiente como para coger un bolígrafo y un papel y enfrentarse a sus miedos, sueños, deseos más íntimos, verdades y mentiras, dolor y pena, necesidades.
10 semanas para derramar vida, entregar aliento, abrazar otras almas, festejar las alegrías ajenas, ofrecer una mano a quien la solicita en silencio, llorar los fracasos y retomar tras el aprendizaje de la caída.  10 semanas de conexión humana y de desapego material, de reflexiones con hondura, de cuestionamientos reveladores, de respuestas sinceras…

El color de tu iris habla de tu personalidad.

Nuevas investigaciones y estudios sugieren que existe una correlación entre el color de los ojos, el patrón de iris y la personalidad.  Como sucede, a veces, en mi búsqueda de información recientemente me encontré varios artículos proclamando que el color de los ojos y el patrón del iris del ojo pueden indicar inteligencia, rasgos de personalidad y condición de salud. He leído que los médicos pueden hablar sobre el estado de salud de una persona examinando sus ojos, pero ésta es la primera vez que oigo decir que la personalidad o la inteligencia podrían predecirse o diagnosticarse mirando el color del iris. Fue una sorpresa para mí saber que varias personas y organizaciones han realizado estudios sobre el tema del color de los ojos y el patrón del iris en relación con la personalidad y su capacidad intelectual así como su forma de reaccionar a agentes y situaciones externas.  Mats Larsson, psicólogo en la Universidad de Orebro en Suecia, ha conectado los patrones de iris del ojo a los r…