Mostrando entradas con la etiqueta Fedor Sologrub. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Fedor Sologrub. Mostrar todas las entradas

jueves, julio 5

Fedor Sologrub

Fedor Sologrub: seudónimo de Fedor Tetérnikov (1863- 1927), hijo de sastre, lector voraz, ejerció de maestro de matemáticas e inspector escolar, poeta, cuentista, novelista, dramaturgo, crítico, pensador, publicista, traductor.

En sus novelas: Sueños pesados y El pequeño demonio, el héroe - Pieredónov - fue personaje popular en la literatura rusa. La locura de este personaje fue un rasgo existencial de la Rusia de finales del siglo XIX.

Con sus novelas Sologrub continuó la tradición de la literatura rusa de Chéjov, Tolstoi, Gógol, Dostoievski, Turgueniev...
Sus versos hablan del amor, la vida, la soledad, el silencio, los sueños...




Ámame en mi locura

Nuestro camino es el mismo, igual que nuestra vida.

Mi locura está poblada de maná paradisíaco.

Ámame así en mi ardor.

Sólo sé siempre sencilla.

Como las palabras de mis versos.

Quiero ver al amanecer

tu cuerpo salpicado por gotas de rocío.

Ámame en mi voluptuosidad:

En mi flaqueza, e incluso en la demencia,

el amor siempre nos mostrará el camino cierto

llenando nuestro paraíso de un calor sin límite.

Ámame a pesar de los rechazos.

Nuestro camino es el mismo, al igual que nuestra vida.

Yo abriré todos los palacios,

y a tus pies arrojaré

todos los cetros y coronas.

La carga agotadora.

Todo lo que los creadores pueden dar.



“Entra en mí, no te alejes…”

Entra en mí, no te alejes,

Acompáñame al menos un instante.

Juntos soñaremos en silencio

mirando el dulce azul del Volga.


La delgada hoz de la luna

rebana las nubecillas plateadas

y el fulgor de las olas brillantes

acaricia las doradas arenas.


Estoy sereno cuando estás conmigo

Si te vas me aflijo, me entristezco,

Me extravío sin fuerzas, me disperso,

Como el polvo lluvioso del camino.


Y si el alma aún conserva sueños

Que florecen, a veces, en los versos

Es porque tú me los susurras

Con tus labios delgados y ligeros.



Imagen con procesado en sepia, halo, aumentos de sombras y desenfoque gaussiano.

No ser alguien, ser nada...

No ser alguien, ser nada,

Ir hacia el gentío, soñar, mirar,

Con nadie compartir los sueños

y nada pretender.


Yo creo, creo, creo, creo...

Yo creo, creo, creo, creo.

En mí, en ti, en mi estrella.

No espero nada de la vida

Pero aún así creo, creo, creo.

Todo en la vida así lo mido

Y, con valentía, voy por el camino oscuro,

Yo creo, creo, creo, creo

En mí en ti en mi estrella.

Entrada destacada

Taller de Radio en colegio Sta. María de los Volcanes Nazaret.

La radio es vida, alegría, diversión y frescura.  Hoy hice el programa "La Maresía" por la mañana con el director de la radio Tías...