Mostrando entradas con la etiqueta Pepi Díaz. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Pepi Díaz. Mostrar todas las entradas

martes, octubre 11

Felicidades Madre.



Ayer, desde la oscuridad de la madrugada, un quejido sordo me empujo hacia fuera del país de los sueños.
Espero que no fueras tú, madre.

Ayer, con el sonido hondo y penumbroso de un lamento audible, te imaginé a mi vera, mirándome y lamentándote aún por la partida.
Espero que no fueras tú, madre.

Ayer, mientras el duermevela reinaba en toda tu casa y las sombras se entregaban al descanso, te sentí deambular nerviosa como queriendo poner orden en el caos reinante. Espero que no fueras tú, madre.



Hoy día martes, once de octubre, soplaríamos velas si anduvieras por casa. Te compraría los bizcochos lustrados con azúcar o te haría un keke de sabores a vainilla. Habría botellas de refrescos de sabor a naranja o mejor, con aromas a limones. Te llevaría algún brillante broche que portara perlas o quizás, un suave foulard de los tonos de la tierra.
Hoy, tu cumpleaños, se celebraría con alegría, con cariño, con algún que otro rifi y rafe y con risas. Siempre rememorando risas.

Hoy, en el mes de las hojas amarillentas y las ramas desnudas del otoño, cumplirías y no diré cuantos, descuida, sé que no te gustaría. Quince. Volverás a festejar los quince y nos, los tuyos, seguiremos solicitándote el paso a los dieciséis.

Quince. Dejémoslo en quince - dirías con sonrisa socarrona. 



Ayer escuché un gemido, un sollozo profundo, ahogado, sufrido, como queriendo mostrar una pena, un No Quiero, un Me Quedo.
Sólo espero que no fueras tú, madre.
Que fuera yo, madre.
Que tú no fueras.

miércoles, febrero 2

A Pepi Díaz, porque lo tenía pendiente.



Madre decía que se iría antes que Padre pero... no fue así.


Decía que se marcharía por causa de algún padecer, con certeza del corazón, escuchando la radio, sentada en cómodo sillón, tranquila y en calma, sin un mal dolor pero... no fue así.

Decía que las mujeres de su casa, de su casta, se despedían ancianas y en hora oportuna. Nunca con quejas, nunca incomodando.

Justificaba ese empeño de marchar antes que Padre por lo indiferente del talante de éste y lo temperamental del carácter de ella. A pesar de estar siempre riendo, aunque pareciera que nada le podía ocasionar mortificación, la procesión siempre la tenía por dentro. Siempre muy dentro.

Decía que no la despedirían afligida y postrada porque el sufrir no era parte de su naturaleza. Ella no servía para mártir. Nunca se apuntó a víctima. Que se alejaría sin ruidos, sin estridencias.
Decía también Madre, como buena conocedora de fármacos y remedios, que siempre habría pastillita oportuna para evaporar dolencias porque sufrir era inhumano e innecesario.

Que recorrería mundo: Australia y Canadá pasando de nuevo por casa del primo Alejandro, por aquellos bellísimos canales de Venecia que tanta dicha le provocaron. Viajando lejos, bien lejos, hasta donde le permitiera el gasto. Como si le hubiesen untado aceite en los pies, deprisa y lejos, decía. Cuando la fortuna que un día le regaló dineros volviera a tocarle en la puerta, mojaría los zapatos en grasa líquida y ya no habría freno que le obstaculizara ni detuviera.

Y Madre decía. Madre soñaba.

Dios no desampara a quien cría, decía. Pero no la escucharon arriba, en su cielo.
Quien tenía que oírla no lo hizo.
Porque al final uno propone y el otro, dispone. Y así fue. Él dispuso pero... diferente.

Se fue marchando Maye en poco tiempo. Sin alborotos, sin carcajadas, sin radios, sin asientos cómodos. Fastidiada. Desganada. Con desesperanza y conformismo forzado. Con algunas lágrimas. Con miedos. Se deslizó en busca de su “Padre Dios”, como gustaba llamarlo al que dispuso de otro modo, distinto. Porque no se mueve la hoja del árbol sin la voluntad de Él, del que organizó la partida de madre de forma diferente.

Se fue yendo Madre, mi madre, mamá, Doña Pepi. Se fue desdibujando, borrando. Se marchó sin prisas pero sin pausas, como en susurros, entre delirios y visiones, con el regusto de la morfina en su cuerpo, en nuestros cuerpos.

Lió los bártulos Madre. El mismo mes que llegó al mundo. En octubre.
Alzó el vuelo Madre. Se nos fue Pepi, mi Madre.

Entrada destacada

Taller de Radio en colegio Sta. María de los Volcanes Nazaret.

La radio es vida, alegría, diversión y frescura.  Hoy hice el programa "La Maresía" por la mañana con el director de la radio Tías...