Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como madre

BUSCÁNDOTE, UN DÍA CUALQUIERA, MADRE.

Salí del hotel portando una caja de galletas asturianas de envoltorio verde pistacho, con abundantes brillos y llamativo lazo. Y mientras andaba calle arriba, desde la parte antigua del hotel hasta las proximidades de tu casa del gran Farión, como salidos de un cuento de las mil y una razas surgieron parejas de rumanos, marroquíes, alemanes, hispanos e irlandeses que se iban cruzando con mis pasos lentos, andares de quien no tenía grandes ansias por llegar a casa, a tu casa. El viento era fresco y únicamente bajo el sol, a plena luz del astro, algo se me calentaban las manos, el costado y la espalda. En ese caminar monótono de revoluciones cansinas, el brillo del verde de la caja de galletas lo inundaba todo, incluso mi mirar y, en cada momento en que ese green luminoso bañaba las retinas, de mi boca una frase reiterativa salía de forma autómata:
bonito color el verde.
Y con cada frase repetitiva pensaba en ti para mis adentros.
- ¿Y a quién le llevo yo esa caja-regalo del huésped a…

Felicidades Madre.

Ayer, desde la oscuridad de la madrugada, un quejido sordo me empujo hacia fuera del país de los sueños. Espero que no fueras tú, madre.
Ayer, con el sonido hondo y penumbroso de un lamento audible, te imaginé a mi vera, mirándome y lamentándote aún por la partida. Espero que no fueras tú, madre.
Ayer, mientras el duermevela reinaba en toda tu casa y las sombras se entregaban al descanso, te sentí deambular nerviosa como queriendo poner orden en el caos reinante. Espero que no fueras tú, madre.


Hoy día martes, once de octubre, soplaríamos velas si anduvieras por casa. Te compraría los bizcochos lustrados con azúcar o te haría un keke de sabores a vainilla. Habría botellas de refrescos de sabor a naranja o mejor, con aromas a limones. Te llevaría algún brillante broche que portara perlas o quizás, un suave foulard de los tonos de la tierra. Hoy, tu cumpleaños, se celebraría con alegría, con cariño, con algún que otro rifi y rafe y con risas. Siempre rememorando risas.
Hoy, en el mes de la…