Mostrando entradas con la etiqueta pepa González Díaz. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta pepa González Díaz. Mostrar todas las entradas

sábado, diciembre 31

Recuerda que no estás solo y que siempre habrá alguien dispuesto a ayudarte. Este año 17 la escritura emocional puede ser ese alguien que esperas. 

Me sentiré muy feliz de  mostrarte todas esas puertas y ventanas que tus palabras pueden abrir para respirar aires renovados.

Envía tu solicitud a    pepagonzalezdiaztalleres@gmail.com


domingo, abril 3

Taller Escritura Emocional Expresiva organiza asociación PerpetuArte - Vive.


Ayer sábado, día dos de abril, en el Hotel Miramar de Arrecife, tuve el placer de impartir un taller hermoso, único, lleno de sentimientos y emociones compartidas. Tres horas en donde, mediante la escritura, pudimos hacer consciente lo inconsciente, darle forma y alma a todo aquello que se fue quedando por dentro, escondido, impidiendo o ralentizando un caminar tranquilo hacia lo que realmente deseamos. Un taller de autoconocimiento y reflexión, de optimismo y empoderamiento personal y es que, vida solo tenemos ésta, la que estamos viendo hoy día.  Es instante de disfrutarla en plenitud.

Gracias a los participantes por se generosidad, a los organizadores y principales orquestadores de esta reunión en torno a las palabras, Mercedes e Ibán, al hotel Miramar por su gentileza al permitirnos celebrar el taller en sus instalaciones, gracias Mercedes Medina y propiedad. Gracias. Me siento bendecida. 


Algunos participantes han querido mostrar su sentir luego del taller.  Aquí una pequeña muestra de sus impresiones:

Ibán

PERDIDO, estaba perdido en medio de la confusión, pero eso fue AYER porque hoy me he encontrado a mí mismo, hoy siento que soy coherente. ¿QUIÉN me ha ayudado? Yo mismo, me lo debo a mí mismo, por tomar la decisión en el momento preciso porque la BALANZA estaba desequilibrada, así que pongo RUMBO a lo desconocido SIN miedos, disfrutando del momento presente, disfrutando de esta PRIMAVERA que se abre ante mí. CAMINABA y se alejaba. CUANDO preguntaba, no me contestaba. MIRABA y no veía su mirada. Ya no éramos DOS, era sólo yo dispuesto a avanzar PARA seguir aprendiendo y descubriendo. CONTIGO o sin ti, pero nunca sin mí,  así que vuelo y ARRIBA te espero.

Dios Pepa, parece que pusiste las palabras precisas para plasmar mi proceso.


Lía Glez

Casi es media noche y como si de una moderna Cenicienta se tratase, como si realmente fuera a desaparecer ese hechizo en el que llevo envuelta desde las horas de la mañana, aquí me tienes, dándole a un teclado, plasmando en palabras esas sensaciones, esas emociones, ese subir y bajar  por una montaña rusa, mi montaña rusa, esa que es mi VIDA.

Aquí, sentada en el borde de mi cama, sonriendo mientras tecleo y volviendo a pasar esa bonita película vivida hoy contigo y unos cuantos estupendos compañeros de viaje. ¡Qué afortunada soy!. 

Suele ocurrirme que, cuando tengo una experiencia de este tipo, de esas en las que alguien especial consigue arrancar lo mejor de mí sin poder parar de sonreír, sin dejar de subir y bajar esa montaña rusa, con loopings incluidos, necesito algo de tiempo para asimilar el torbellino de emociones, momentos, palabras, frases brillantes, gestos mágicos, miradas cómplices y muchas estrellitas sobre nosotros, miles de ellas, serpenteando por nuestras cabecitas, como si de alguna manera esa fuese la escenificación de un pequeño grupo de niños que vuelven a su infancia, esa en la que seguíamos siendo inocentes y nos daba igual decir en voz alta lo que pensábamos, porque estábamos seguros de que cada cuál, sentía su propia locura como especial, como única, como... 

Es increíble, mi querida Pepa, increíble y único el don que tienes para llegar a los corazoncitos de todos aquellos que tenemos la fortuna de habernos cruzado en tu camino.

He disfrutado tanto, tanto, tanto, que se me ha quedado tatuada una sonrisa permanente en mi cara, en mi corazoncito remendado de tiritas, y la única culpable, eres tú.

Lindos todos los compañeros de nuestro pequeño viaje de hoy por los mares de nuestros particulares mundos, distintos e infinitos y que tan sabiamente has sabido unir en medio de la nada. Ellos también son responsables de parte de mi sonrisa. ¡Qué afortunada soy! 

¿Sabes? Además, tengo la misma sensación que muchas otras veces, la de sentirme un poco bicho raro. Quizá hoy ha sido un poquito menos, pero (sí, "pero"...), tengo la certeza de haber cruzado muchos de los puentes que tan brillantemente nos has tendido hoy para que explorásemos lo que al otro lado había. He cruzado puentes, recorrido ríos, subido montañas, entrado y salido de mil montañas, sus cuevas y escondrijos, todo, entre un sinfín de sensaciones  intensas y enriquecedoras.







Entrada destacada

Taller de Radio en colegio Sta. María de los Volcanes Nazaret.

La radio es vida, alegría, diversión y frescura.  Hoy hice el programa "La Maresía" por la mañana con el director de la radio Tías...