Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como relatos

SIN CAMBIOS

Hace unos días comenté a un buen amigo que no soy partidaria de los cambios cuando las cosas están bien. Quizás sea de esas personas que prefieren acomodarse a una buena rutina sin esperar que grandes acontecimientos revolucionen mi vida, otorgándole un sentido diferente al que tienen. No soy tampoco demasiado aficionada a modas ni a las revoluciones, sean del tipo que sean. Cuando se siente la vida desde el prisma de la felicidad en pequeñas dosis, no se mantiene uno a la expectativa. Si no se espera nada, nada habrá que reprochar. Este es otro dicho que últimamente me entregaron como un regalo y que se ha instalado en mí, para hacerme sentir muchísimo mejor que antes. Tal si fuera una de las piedras que forman la estructura de esas antiguas iglesias románicas o de aquellas de las murallas de cualquier ciudad del Medievo, lo que se ha creado con sólidos y estables cimientos perdura en el tiempo para dar su utilidad innata. Al igual que las buenas composiciones musicales, sea cual s…

MIS RELATOS

MIS RELATOS


Y COMIERON PERDICES


Cada vez que Alfredo veía el atardecer desde su ventana sentía la necesidad de oír la majestuosa música de Haendel que tantas veces le había inspirado en sus tareas culinarias.Nadie ponía en duda que Alfredito, como le llamaba cariñosamente su madre, era un excelente cocinero, actividad que realizaba diariamente en el prestigioso restaurante familiar “El Montadito”.Había conseguido elaborar hasta cien platos distintos con una exquisitez igualable a la de los grandes maestros de la cocina francesa. En realidad, nadie le había enseñado a cocinar de aquella manera, era más bien un don natural. No encontraba dificultad alguna en realizar estas labores, tan sólo tenía que ponerse a ello y de inmediato otro excelente plato para degustar, surgía como de la nada.Pero este don también le proporcionaba un inexplicable y extraño control sobre el sexo femenino. Era como miel para moscas, como leche materna para bebes, como agua para sedientos.Alfredo conocía este ins…